Cómo convertir una errata en un tuit y un incendio en un arma política

El pasado viernes un incendio se desató en Almorox, una localidad situada al norte de Toledo que limita con el suroeste de Madrid. El fuego, incontrolado, se extendió con rapidez hasta que saltó las barreras invisibles existentes entre ambas provincias llegando sus llamas a los pueblos limítrofes de Cenicientos y Cadalso de los Vidrios. La magnitud era tal -el domingo no pudo ser controlado y aún sigue causando estragos en la comarca- que la tragedia llegó a oídos de los políticos.

Una de las primeras en hacerse eco de lo que estaba ocurriendo en esta localidad toledana, el mismo viernes, fue Isabel Díaz Ayuso, candidata del PP a la presidencia de la Comunidad de Madrid. Después, el sábado, le siguió su rival en las urnas por Más Madrid, Íñigo Errejón. Sin embargo, el otrora dirigente de Podemos escribió mal el nombre Almorox y esto sirvió al PP de Madrid para lanzarle un ataque tuitero y, de paso, dar una mayor publicidad a la actividad de Díaz Ayuso.

“A estas horas [por el viernes por la noche] hay incendios en #Almorox (Toledo), #Cadalso (Madrid) y en el Valle del Tiétar, Ávila (Gavilanes, La Adrada...) El campo y los bosques son de todos, son nuestro futuro. Será un verano muy duro. Ánimo”, publicaba Díaz Ayuso en su cuenta al poco tiempo de declarado el incendio .

Unas horas más tarde, al día siguiente, Íñigo Errejón quiso mandar también su apoyo a quienes trabajan en las labores de extinción y recordar la necesidad de trabajar desde arriba en políticas que eviten que estas desgracias se produzcan. “Siguiendo con preocupación el incendio de Alborox que ha alcanzado la Comunidad de Madrid. Las instituciones deben desarrollar políticas de prevención, la crisis climática hará que sean más frecuentes. Mi apoyo a los profesionales que tratan de controlarlo”, decía su mensaje.

Todo correcto salvo porque el pueblo en cuestión no se llama Alborox, sino Almorox. Es frecuente que quienes no lo conocen lo confundan con Borox, otra localidad toledana situada más al este y con algo más de población, tampoco mucha. Un error común que en otras circunstancias podría no tener importancia, pero que en el mensaje de un político, sí la tiene. Algo que desde el PP de Madrid aprovecharon para echarle en cara a su rival dos cosas.

La primera, que se equivocase con el nombre. La segunda, que no se desplazase a la zona para informarse de primera mano sobre lo que estaba ocurriendo. Algo sí hizo Díaz Ayuso, como ella misma ilustró en su perfil y como publicitaron desde la cuenta oficial de los populares madrileños.

“Se llama Almorox y si tanto te preocupa, podrías haberte acercado a conocer de primera mano la situación”, le espetaron desde el PP de Madrid a Errejón. Una forma de echarle en cara su error y, además, sacar pecho porque a su candidata, que escribió el nombre bien, se había ido hasta el puesto de mando para informarse in situ de cómo estaban siendo el dispositivo en Cenicientos y Cadalso, ambas localidades madrileñas. Y así, con unos cuantos tuits y aprovechando la errata del rival, desde el Partido Popular convirtieron una tragedia medioambiental en un arma política.

Un ‘detalle’ que no ha pasado desapercibido, el de usar el incendio políticamente, para los tuiteros. En ambos sentidos, no solo por la recriminación del PP. Porque si a unos les ha parecido una falta de respeto y de interés real el hecho de que Errejón no escribiese bien Almorox, a otros les ha parecido igual de mal que Ayuso fuese a ‘hacerse la foto’ a la zona.

El fuego, que alcanzó rápido a las localidades madrileñas de Cenicientos y Cadalso de los Vidrios, se inició el viernes en Almorox (Toledo), en la zona que aparece en la imagen. (Foto: Yahoo Noticias)