El Comité Militar libio 5+5 acuerda formar una fuerza conjunta de protección

Agencia EFE
·4 min de lectura

Trípoli, 12 nov (EFE).- El comité militar 5+5, que sienta a la mesa a representantes de los gobiernos rivales en Libia, acordó hoy formar una fuerza conjunta para garantizar la seguridad en las carreteras y en las principales ciudades del país, informaron a Efe fuentes próximas a la reunión.

Según las mismas, el encuentro de este jueves, el tercero de esta cuarta ronda negociadora, también cerró un plan para la expulsión de los mercenarios extranjeros -ya acordado hace tres semanas en Ginebra- y la creación de un comité conjunto para supervisar tanto la salida de los citados soldados de fortuna como el repliegue de las milicias locales a sus cuarteles.

El trabajo del comité fue criticado, sin embargo, por el portavoz de las milicias asociadas al Gobierno de Acuerdo Nacional sostenido por la ONU en Trípoli (GNA), Mohamad Guenunu, quien advirtió que el alto el fuego firmado en Ginebra "no es permanente" y que los movimientos de tropas que existen en el frente de batalla "no sugieren que se estén escuchando las decisiones del comité".

Guenunu, denunció, asimismo, la supuesta presencia en la reunión de jefes de milicias "no vinculados" con las fuerzas bajo el mando del mariscal Jalifa Hafter, tutor del gobierno no reconocido en el este de Libia, y hombre fuerte del país.

"No aceptamos negociar bajo las bayonetas de los mercenarios (del grupo ruso) Wagner y sus defensas aéreas y no queremos que las prácticas de los seguidores de Hafter sean el motivo que frustre el camino del diálogo pacífico", agregó Guenunu en una rueda de prensa ofrecida en la capital.

A este respecto, el militar subrayó que la ronda negociadora que tiene lugar en la ciudad de Sirte, ciudad que marca en la actualidad la línea del frente, "no puede considerarse un paso adelante, sino un paso en el aire por no decir que un retroceso".

EN BUSCA DE NUEVO LIDER

El comité militar 5+5 reanudó sus reuniones a principios de octubre pasado en la ciudad egipcia de Hurgada y prosiguió sus negociaciones hace una semana en la ciudad fronteriza de Ghadames tras sellar un principio de acuerdo en Suiza para una tregua, la primera duradera tras 18 meses de combates.

El diálogo militar discurre en paralelo con una reunión política auspiciada por la ONU en Túnez, en la que el miércoles se llegó a un principio de acuerdo sobre la hoja de ruta presentada por la ONU para la creación de un nuevo gobierno de unidad nacional

Bajo la dirección de jefa de la misión especial de Naciones Unidas para Libia (UNSMIL), Stephanie Williams, los cerca de 75 representantes de los distintos gobiernos y regiones de Libia buscan ahora consensuar un nombre que lidere el proceso, dijeron hoy a Efe algunos de los participantes.

Según la diplomática estadounidense, ese plan incluye la formación de nuevas instituciones y tiene como objetivo la celebración de elecciones legislativas y presidenciales en un plazo mínimo de 18 meses.

RETICENCIAS TURCAS Y RUSAS

El nuevo esfuerzo espoleado por la ONU ha sido acogido con frialdad por expertos y responsables libios debido a las reticencias tanto de Turquía como de Rusia, apoyos principales del GNA y Hafter.

Aunque Moscú y Ankara han aceptado el alto el fuego, se resisten a cumplir la salida de los miles de mercenarios extranjeros que combaten en el país y la suspensión de todos los acuerdos militares y económicos suscritos con otros Estados hasta la formación del nuevo Gobierno de transición.

Según fuentes de seguridad locales, al tiempo que la reunión arrancaba el martes en Sirte, soldados de fortuna del Grupo Wagner, propiedad de Yevgueni Prigozhin, un oligarca íntimo amigo del presidente ruso, Vladímir Putin, reforzaban sus posiciones en una base próxima a la ciudad.

Además del Grupo Wagner, Hafter cuenta con el apoyo logístico y militar de otras Compañías Militares de Seguridad Privada (PSMC) rusas, como Moran Group, sudanesas y chadianas, además de mercenarios sirios reclutados entre las milicias afines al presidente Bachar al Asad.

Turquía, único país que ha desplazado unidades de su propio Ejército a Libia, también ha contratado a varios miles de mercenarios sirios entre los grupos salafistas de oposición a Damasco.

El diario turco "Yeni Safak" aseguró el martes que las fuerzas armadas de su país prosiguen con los acuerdos de cooperación para la formación del futuro ejército regular libio suscritos con el Gobierno en Trípoli.

(c) Agencia EFE