La Comisión Electoral de Angola ratificó la reelección de João Lourenço

·3 min de lectura
© Archivo / Reuters

El candidato del MPLA resultó vencedor en los comicios presidenciales del país africano, extendiendo la hegemonía del partido, único gobernante hace 58 años. Sin embargo, con poco más del 51%, fueron las más parejas hasta el momento, sufriendo un claro retroceso del 10% respecto al triunfo de 2017. El opositor UNITA obtuvo su mejor participación histórica y se quedó con 90 escaños del Parlamento. Menos de la mitad de los empadronados acudió a las urnas.

Este lunes 29 de agosto, la Comisión Nacional Electoral (CNE) angoleña dio los resultados definitivos de la votación presidencial y legislativa que se desarrolló el pasado 24 de agosto. Las cifras finales dieron ganador al Movimiento Popular de Liberación de Angola (MPLA), con el actual mandatario João Lourenço como candidato.

Con el 51,17% superó a la Unión Nacional para la Independencia Total de Angola (UNITA), que obtuvo el 43,93%, siendo el resultado más apretado desde que la nación del sur de África se independizó de Portugal.

En una elección caracterizada tanto por la calma como por la baja participación de los votantes -apenas concurrieron el 44,82% de los habilitados, poco más de 6,45 millones de personas-, Lourenço se adjudicó su reelección para los próximos cinco años y defendió la hegemonía del MPLA, único partido que ha gobernado Angola en su historia como país autónomo.

Manuel Pereira da Silva, presidente del CNE, indicó que el tanteo ha sido similar al que se divulgó el jueves 25, cuando se publicaron los números con más del 97% del escrutinio realizado.

Empero, aún resta la validación del Tribunal Constitucional, instancia en la que los contendientes pueden presentar algún recurso de protesta. Para ambos casos existe un plazo límite de 72 horas.

De esta forma, el MPLA continuará dominando la Asamblea Nacional con 124 de los 220 asientos; en tanto que la UNITA tendrá 90 escaños, su mejor resultado en elecciones.

Muy lejos quedaron los otros seis bloques. El Partido de Renovación Social (1,14%), el Frente Nacional de Liberación de Angola (1,06%) y el Partido Humanista de Angola (1,02%) conquistaron dos bancas cada uno. Los demás espacios no llegaron al piso necesario para tener un representante parlamentario.

Más allá de la victoria, el MPLA padeció un marcado retroceso respecto a la edición del 2017, cuando sacó el 61% y se quedó con 150 escaños. En contrapartida, la UNITA mejoró ostensiblemente tras el 26,7 % sacado bajo el liderazgo de Isaias Samakuva cinco años atrás.

Los desafíos del segundo mandato de Lourenço

Con la continuación del actual presidente, Angola persistirá en sus intentos por congraciarse con Rusia y Occidente. Con lazos más estrechos con Moscú, hasta absteniéndose de condenar la invasión a Ucrania en la sesión de la ONU, es un interrogante si avanzarán los intentos del presidente por acercase a Estados Unidos y Europa.

Antes de las elecciones, el jefe de Estado pidió unirse a un acuerdo comercial vigente entre la Unión Europea y los países del sur de África, algo que podría tener novedades en las semanas venideras.

Además, el MPLA ha sido duramente criticado por no lograr contener los niveles de inflación, desempleo y pobreza, este último llegando al 50%.

Ni siquiera el auge en el petróleo -es el segundo mayor productor del continente- ha sido útil para estabilizar la brecha de clases, sino todo lo contrario. Las riquezas han sido acumuladas por un sector, mientras el otro se ha ahogado aún más en las carencias.

Casi la mitad de los jóvenes de hasta 25 años están desempleados, una condición que desembocó en el apoyo masivo al UNITA.

Lourenço, ex gobernador de Benguela en la década de los 80 y ex ministro de Defensa, ha combatido la corrupción política incluso apresando a miembros de su espacio y recuperando 5.000 millones de dólares a las arcas estatales, pero no ha sido suficiente para mejorar su imagen en un contexto adverso para la población angoleña.

Con EFE y Reuters