Comienza el voto anticipado para las elecciones generales de Australia

·3 min de lectura

Sídney (Australia), 9 may (EFE).- Los australianos comenzaron este lunes a votar de manera anticipada en las elecciones generales del 21 de mayo, donde el opositor Partido Laborista parte como favorito según las encuestas.

La Comisión Electoral Australiana ha habilitado unos 550 centros a lo largo del país para que los ciudadanos puedan votar, en caso de que no lo puedan hacer de forma postal o en el día que se celebran estos comicios.

El voto en Australia es obligatorio y en caso de no acudir a las urnas las autoridades imponen una multa de entre 20 dólares australianos (14 dólares estadounidenses o 13,3 euros) para los infractores por primera vez y 180 dólares australianos (126 dólares estadounidenses o 120 euros) para los reincidentes.

Las dos últimas encuestas apuntan que en estas elecciones, marcadas principalmente por el alto coste de vida, el cambio climático y la seguridad nacional, el opositor Partido Laborista Australiano, liderado por Anthony Albanese, supera ligeramente a la coalición Liberal-Nacional del primer ministro Scott Morrison.

El sondeo de Newspoll publicado este lunes por el diario The Australian, realizada la semana pasada entre las dos principales fuerzas políticas, los dos partidos con opciones de gobernar, da a los laboristas una ventaja de 54 por ciento frente a un 46 por ciento de la coalición.

Por su lado, el sondeo de Ipsos publicado hoy en el Australian Financial Review da una ventaja de 57 por ciento a los laboristas frente a un 43 por ciento de la alianza gobernante, en una medición entre dos opciones.

Morrison, en el poder desde 2013, apuesta por dar la vuelta a los sondeos y plantar batalla en las dos semanas que restan de campaña electoral.

"Los votantes están acudiendo a votar en la fase previa al escrutinio, están tomando una decisión ahora mismo y, a lo largo de esta campaña, la gente todavía está haciendo valoraciones. Muchos, como estamos viendo, todavía tienen que tomar una decisión en las próximas dos semanas", precisó Morrison a periodistas en Sídney.

El mandatario espera reforzar su campaña insistiendo en su capacidad para gestionar la economía del país para intentar una victoria electoral como la de 2019 cuando la coalición logró la mayoría en el Parlamento.

Por su lado Albanese insistió este lunes a sus electores que Australia no puede permitir "tres años más de lo mismo, con un gobierno que no reconocerá los problemas que existen, y mucho menos brindará soluciones".

Unos 17 millones de australianos están habilitados para votar en los comicios del 21 de mayo en los que se elegirán a los 151 representantes de la Cámara Baja, donde se forma el gobierno, y 40 de los 76 senadores, por un período de tres y seis años respectivamente.

En los comicios de este año, en los que se teme que los votos postales puedan demorar que se conozcan los resultados si son muy apretados, se han presentado más de 1.200 candidatos a la Cámara Baja y 421 al Senado.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente