Comienza el juicio por la tragedia de tren de Santiago de Compostela 9 años después

Comienza el juicio de una de las peores tragedias ferroviarias de España 9 años después. En ella murieron 80 personas y 145 resultaron heridas después de que un tren Alvia descarrilara y chocara contra un muro al entrar en Santiago de Compostela.

Tras una larga fase de instrucción, está previsto que se juzgue durante unos 4 meses la acción penal y a mediados de febrero la vertiente civil. En él juicio se verá entrar y salir a cientos de testigos, peritos y supervivientes. Por ello se ha transformado un centro cultural de Santiago de Compostela en sala de vistas.

La Fiscalía pide cuatro años de prisión e inhabilitación profesional para los dos acusados que se sentarán en el banquillo: el exdirector de seguridad de Adif, Andrés Cortabitarte, y el maquinista, Francisco Garzón. Además de una reclamación contra ellos, Renfe, Adif y las aseguradoras de unos 58 millones de euros.

Entre las cuestiones que se tratarán en el juicio está la de que el tren viajaba a 179 km/h cuando descarriló, a pesar de que el límite de velocidad en ese tramo era de 80 km/h, o que el conductor del tren estuviera hablando por teléfono con el interventor justo antes del accidente.

Además, se acusa al antiguo responsable de Adif de no haber realizado un estudio de riesgos sobre la curva en cuestión, que carecía de sistemas de señalización, aviso y frenado automático.