Todos cometemos el mismo error cuando tenemos dolor de espalda

Natasha Hinde

Tal vez creas que tumbarte y no hacer nada es la mejor forma de solucionar tu dolor de espalda, pero la realidad es bien distinta.

Laura Finucane, fisioterapeuta especializada en problemas espinales, asegura que el movimiento es el mejor medicamento para tratar el dolor de espalda agudo, que es el que perdura hasta seis semanas.

Permanecer activo puede ayudarte a reducir la intensidad del dolor, mientras que quedarte quieto mucho tiempo refuerza la falsa creencia de que si te mueves aumenta la intensidad del dolor. El Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (NHS) respalda esa afirmación de Finucane: “Una de las medidas más importantes que puedes tomar es seguir en movimiento y continuar tus actividades habituales dentro de tus posibilidades”.

Hay que destacar que si el dolor empeora o dura más de seis semanas (algo que podría pasar a considerarse dolor crónico) deberías ir al médico.

¿Qué provoca el dolor de espalda agudo?

El dolor de espalda es la principal causa de discapacidad en el Reino Unido. Hay muchos motivos por los que una persona puede sufrir dolor de espalda agudo, pero suele tratarse de un problema con los ligamentos, los tendones o los músculos de la espalda.

Factores como un mal descanso, el sobrepeso, la falta de actividad física y otros problemas sociales, como el estrés en el hogar y el trabajo, pueden empeorar la dolencia, advierte Finucane.

La postura también influye. A medida que una persona se vuelve más sedentaria, más conviene que recuerde que “la mejor postura es la siguiente postura”, es decir, que hay que moverse a lo largo del día por el bien de la espalda. No conviene permanecer sentados durante periodos demasiado largos. Prueba a alternar entre sentarte y permanecer de pie durante la jornada laboral.

¿Cómo se trata el dolor de espalda agudo?

Antes se creía que el reposo absoluto era la mejor forma de recuperarse del dolor de espalda, pero el NHS asegura que “ahora se sabe que las personas que siguen activas...

Sigue leyendo en El HuffPost