Comer bien es cada vez más costoso: nuestra salud paga el precio

Sabemos que la crisis económica afecta nuestros bolsillos, pero no sabemos que afecta igualmente a nuestros estómagos, nuestras venas y nuestra microbiota intestinal. Los alimentos que más se han encarecido son precisamente los más nutritivos, como los vegetales y frutas, la carne, el pescado o las leguminosas. En cambio, los ultraprocesados, nocivos para la salud, son los que mejor capean la inflación.