El denominador común que está quemando a las nuevas comedias españolas

·8 min de lectura

Por Alberto Cano.- Sin lugar a dudas, la comedia es uno de los géneros predilectos del cine español. No hay más que fijarse en que en los últimos años las producciones nacionales más taquilleras fueron títulos como Perfectos desconocidos, Campeones, Padre no hay más que uno, su secuela o A todo tren: Destino Asturias. Precisamente, estas tres últimas, dirigidas todas por Santiago Segura, han demostrado un especial interés hacia la comedia familiar para todos los públicos, puesto que incluso hasta en los peores momentos de la pandemia del COVID-19 logró atraer en masa a los espectadores al cine. Por lo tanto, no resulta extraño que desde diversas productoras se hayan lanzado a explorar este subgénero e intentar sacar el máximo partido a la gallina de los huevos de oro. Aunque todas han sido muy poco precavidas en su concepción.

Posters de Cuidado con lo que deseas, El refugio y Mamá o papá (Fotos: A Contracorriente / Filmax / Warner Bros)
Posters de Cuidado con lo que deseas, El refugio y Mamá o papá (Fotos: A Contracorriente / Filmax / Warner Bros)

En primer lugar, parece que todas las nuevas comedias familiares españolas han llegado a la misma conclusión: las familias van mucho al cine en Navidad. Así, tras el éxito de Santiago Segura, nos hemos encontrado hasta cuatro películas de este subgénero ambientadas en época navideña. Y no solo eso, sino que todas ellas programaron su estreno con apenas unas semanas de diferencia en estos últimos compases del 2021. Pero esta saturación de cintas familiares no es realmente el problema, sino que casi todas ellas se han realizado copiando la fórmula que llevó a Padre no hay más que uno al éxito.

La primera que llegó a nuestras pantallas fue Cuidado con lo que deseas, cinta protagonizada por Dani Rovira y Cecilia Suárez que suponía la primera inclusión en el cine familiar del reconocido director de comedias Fernando Colomo. Su propuesta nos contaba la historia de dos niños que se hacen con una bola mágica y la usan para hacer travesuras y librarse de sus padres en plena Navidad, disponiendo de un elemento de magia con el que aparentemente conseguiría diferenciarse de las películas de Segura. Pero en la práctica esto finalmente no es así.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Cuidado con lo que deseas no deja de ser una película sobre niños volviendo locos a sus padres con sus travesuras -al igual que Padre no hay más que uno- donde el tema de la magia es puramente anecdótico. Sí, sobre esta idea se cimientan infinidad de comedias familiares, pero es que esta cinta navideña también copia al director de Torrente en muchos otros detalles. Por ejemplo, uno de los rasgos identificativos del cine de Santiago Segura siempre ha sido el desfile de cameos de estrellas de lo más insólitas, algo que esta película de Fernando Colomo también parece imitar al introducir en subtramas a personalidades tan estrambóticas como el vidente Rappel o la recuperación de actores como Fernando Esteso.

Y es inevitable que en pantalla todo luzca como una copia barata, sobre todo valorando que se nota que está hecha con prisas pensando en que la imitación sería suficiente para atraer a los espectadores al cine. Pero no ha sido el caso, ya que al igual que ocurre con los productos de marca el público es perfectamente consciente de cuando está ante una película original o no. Y no hay más que ver sus resultados en taquilla, puesto que según los datos que recoge el Ministerio de Cultura y Deporte la cinta lleva recaudados unos muy pobres 6.668,10€. Aunque también hay que valorar la saturación de estrenos que estamos viviendo en estos últimos meses, porque como digo, son hasta cuatro comedias familiares españolas las que se estrenan entre noviembre y diciembre, y todas ellas con este mismo problema.

Escena de 'El refugio' (Foto: Dani Medina / Filmax)
Escena de 'El refugio' (Foto: Dani Medina / Filmax)

La siguiente comedia navideña que llega a nuestras pantallas este viernes 26 de noviembre es El refugio, y este caso me parece mucho más peculiar. Y es que viendo la película me percaté de que muy posiblemente en sus orígenes no se trataba de una producción familiar para todos los públicos, sino que el proyecto debió dar un giro tras el auge del subgénero en los últimos años. La cinta nos cuenta cómo un plantel de personajes de lo más variopinto queda atrapado en un hotel de la montaña en medio de una gran tormenta de nieve, dando lugar a tramas de amoríos, conflictos generacionales y situaciones de puro caos con un tono bastante adulto.

Sin embargo, El refugio aporta el toque familiar desde una narración en primera persona desde fuera, poniendo a un personaje interpretado por Leo Harlem a contar la historia a modo de cuento navideño a dos niños, a quienes dan vida Luna Fulgencio, una de las estrellas infantiles de Padre no hay más que uno y A todo tren; y su hermano Marcos Fulgencio. Y es una narración que se siente muy fuera de lugar y que no aporta nada a la trama más allá de conducir la película hacia este target familiar. Y lo mismo con las tramas que protagonizan los personajes infantiles en el hotel, que se sienten como las menos desarrolladas y metidas con calzador.

El hecho que me hace tener esta sospecha es que su productora, Bowfinger, es la responsable de las últimas comedias de Santiago Segura, de ahí que tras el éxito de sus comedias se haya querido dar un giro al proyecto para que al público le remita a los últimos éxitos del director de Torrente. Bien es cierto que a nivel argumental El refugio consigue alejarse de aquellas mediante una fórmula más propia de las comedias adultas españolas, pero no hay más que ver la introducción forzada a lo familiar y su reparto conformado por nombres como Loles León, David Guapo o los ya mencionados Leo Harlem y Luna Fulgencio (a quienes ya vimos en las últimas películas de Segura) para percatarse de las intenciones tan claras que tiene.

En este caso, al no copiar directamente, me parece una decisión lógica e inteligente, pero el problema es que vuelve a ser una película que apuesta todo a la buena acogida que el género ha tenido en los últimos años y descuida por completo el hacer un producto con fuerza y personalidad. Al igual que Cuidado con lo que deseas, todo pasa sin pena ni gloria por pantalla, y salvo el buen esmero de su reparto, se ve como otra sucesión de lugares comunes de la comedia que ni divierten ni dicen nada. Y entre tanto estreno navideño, es muy probable que tampoco obtenga buena suerte en taquilla.

El siguiente estreno, Tengamos la fiesta en paz, que se estrena el próximo 3 de diciembre, no he tenido ocasión de verlo, pero su argumento habla por sí solo. Básicamente, se trata de una comedia sobre tres niños que quieren castigar a sus padres en Navidad por considerar que se han portado mal con ellos durante el resto del año, por lo que volvemos a encontrarnos con el mismo denominador común que Padre no hay más que uno.

Sin embargo, es muy posible que sus intenciones sean muy diferentes, puesto que sus responsables, el director Juan Manuel Cotelo y la fundación Infinito + 1, disponen de un historial de películas de temática católica en donde vienen resaltando valores religiosos. Y el tráiler de Tengamos la fiesta en paz apunta hacia esa dirección. Sin embargo, más allá de la moralina que pueda tener esta comedia, no se puede negar que para hacerla llegar al público han reutilizado este esquema de éxito del cine familiar.

La última comedia navideña y familiar española que veremos en 2021 será Mamá o Papá de Dani de la orden el próximo 17 de diciembre, cinta que tenía previsto estrenarse el pasado 2020 pero que retrasó su llegada a las salas un año por el COVID-19. Y en este caso las reminiscencias son aún más claras. No solo por ver a hijos y padres protagonizando alocadas situaciones entre ellos, sino porque al igual que las películas de Santiago Segura también recurre a la fórmula de hacer un remake de un éxito extranjero (Tanto Sin rodeos, Padre no hay más que uno como A todo tren fueron remakes de películas chilenas, argentinas y francesas, respectivamente)

Mamá o Papá se trata de una nueva versión de una película francesa del mismo título estrenada en 2017, producción que fue un bombazo en territorio galo y ya tuvo remakes en otros países como Italia. Su argumento da la vuelta a la situación de niños haciendo la vida imposible a sus padres y pone a estos últimos a intentar entorpecer la vida a sus hijos para evitar quedarse con su custodia tras su divorcio. Lo cierto es que la historia, como bien se deja ver en la cinta original francesa, recurre a un humor muy gamberro y negro que consigue marcar la diferencia. Además, que el responsable sea Dani de la Orden, director de grandes éxitos de la comedia como El mejor verano de mi vida o de cintas tan reivindicables como Barcelona, noche de verano, hace pensar que no le va a hacer falta beber en exceso de ninguna otra película.

Pero es que la fórmula sigue siendo la misma. Y cuando hasta cuatro películas que apuestan por repetirla (y encima bajo una misma ambientación navideña) coinciden al mismo tiempo es imposible no percatarse de la falta de originalidad tan persistente que hay en la comedia española. Se apuesta solo por hacer negocio bajo el mismo denominador común descuidando la calidad que aporta la originalidad. Y salvo que seas alguien reconocido y con un estilo propio que encanta al público como Santiago Segura, la estrategia puede salir muy mal, como bien se ha visto con los resultados de taquilla de Cuidado con lo que deseas. Al final, por mucho que guste un género, el público sabe muy bien cuando le están ofreciendo un producto nuevo o con aires de déjà vu evidente.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente