La investigación española sobre mezclar Astrazeneca y Pfizer sirve de muy poco

·3 min de lectura
Se publica el estudio español CombivacS con unos resultados bastante obvios y esperables
Se publica el estudio español CombivacS con unos resultados bastante obvios y esperables

Este pasado martes el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) ha ofrecido los resultados preliminares del ensayo clínico CombivacS que, en palabras del propio centro investigador, busca evaluar la “la respuesta del sistema inmunitario (inmunogenicidad) y la seguridad asociada al uso de una pauta de vacunación heteróloga (combinación de diferentes vacunas) frente al coronavirus SARS-CoV-2”. Todos esperábamos con impaciencia y atención la aparición de este trabajo científico español que en su origen estaba destinado a ser un estudio pionero en el mundo pero que finalmente ha quedado en un estudio bastante descafeinado.

La situación de escasez de vacunas en los últimos meses y la intención de muchos gobiernos europeos de mezclar diferentes dosis, sin contar con los estudios adecuados, hacían de este estudio español CombivacS el referente perfecto para conocer la eficacia y sobre todo la seguridad de mezclar diferentes vacunas.

En la nota de prensa publicada, los responsables del ISCIII confirman que el uso combinado de las vacunas de Pfizer (Comirnaty) y AstraZeneca (Vaxzevria) es seguro y ofrece una buena eficacia. Son buenas noticias, pero lo cierto es que, tal y como se ha diseñado el estudio, lo que conseguimos con sus conclusiones son más preguntas que respuestas.

En primer lugar, estamos ante un ensayo clínico fase 2 en el que han participado unas 600 personas voluntarias, menores de 60 años, que ya habían recibido la primera dosis de la vacuna de AstraZeneca. Estos voluntarios se dividieron en dos grupos: el grupo de intervención (formado por 400 personas) recibió una segunda dosis de la vacuna Pfizer, y el grupo de control (los 200 voluntarios restantes) no recibió nada, se quedó solo con una dosis.

Pasados 28 días de observación clínica de ambos grupos y análisis de anticuerpos (que continuará durante un año) los resultados parecen claros: el grupo que recibió una segunda dosis de Pfizer mostraba una clara respuesta del sistema inmunitario frente al grupo que no recibió nada… lo cual era bastante esperable. Este es el único resultado, la única conclusión que podemos extraer del estudio CombivacS: recibir una segunda dosis de Pfizer es mejor que no recibir nada.

Las conclusiones no permiten ir más allá. El estudio es tan limitado que no responde al resto de cuestiones, algunas muy importantes, que surgen de mezclar vacunas diferentes vacunas. El trabajo del ISCIII, que aún no se ha publicado, sirve de bien poco y deja abiertas todas las preguntas que queríamos saber:

¿Es mejor administrar una segunda dosis de Pfizer a los que recibieron AZ?

No lo sabemos, ya que el estudio solo concluye que es mejor recibir una segunda dosis de Pfizer que no recibir nada. No ofrece resultados con la opción de continuar con una segunda dosis de AZ

¿Qué ocurre con las personas que recibieron una primera dosis de Pfizer?

No lo sabemos. Las limitaciones del estudio son tales que solo nos permiten comparar una segunda dosis de Pfizer, con no recibir nada.

¿Y con otras vacunas?

No lo sabemos. De hecho, a pesar de llamarse "CombivacS" el estudio no compara seguridad o eficacia con ninguna vacuna. 

¿Al menos sabemos que no aparecerán efectos graves al mezclar AZ y Pfizer?

Tampoco. El número de personas que han participado en el estudio (600 voluntarios) no permite sacar excesivas conclusiones al respecto. La muestra es tan pequeña que nos permite ver los efectos más comunes, pero los efectos secundarios poco frecuentes no son detectables.

Las enormes limitaciones del planteamiento de este estudio eran conocidas desde el inicio, lo cual no ha impedido que algunos expertos hayan calificado los resultados de manera negativa. Algunos lo califican como “mejorable” y hay quien incluso lo tilda de “mala ciencia”. La reflexión final es que si el gobierno español ha estado esperando las conclusiones de este análisis del ISCIII para decidir el ritmo de vacunación, lo cierto es que podríamos habernos saltado ese paso y haber evitado muchos retrasos.

Vídeo | Festival de música multitudinario en Wuhan sin mascarillas ni distancia de seguridad

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente