Combinar dos vacunas diferentes contra el coronavirus incrementa los efectos secundarios

·2 min de lectura
Un sanitario con una vacuna de AstraZeneca. (Photo: GABRIEL BOUYS/AFP via Getty Images)
Un sanitario con una vacuna de AstraZeneca. (Photo: GABRIEL BOUYS/AFP via Getty Images)

Los primeros resultados de un estudio en el que combinan diferentes vacunas contra el coronavirus entre la primera y la segunda dosis muestra que los efectos secundarios se multiplican. Sin embargo, estas reacciones son de leves a moderadas y de corta duración.

Aún no estaba sobre la mesa el debate de mezclar las vacunas tras los casos de trombosis cuando un equipo liderado por expertos de la Universidad de Oxford puso en marcha a comienzos de este año el ensayo Com-Cov. El objetivo principal era comprobar si administrar diferentes inoculados entre las dosis afectaba, para bien o para mal, a la generación de anticuerpos.

Los hallazgos preliminares, difundidos por la revista The Lancet, apuntan a que alternar las dosis incrementa la llamada reactogenicidad. Con ese término se alude a las reacciones adversas comunes esperables de una vacuna, como fiebre, dolores musculares o articulares, fatiga generalizada o dolor en el brazo en el lugar del pinchazo.

Así, la investigación desvela que cuando se deja entre las dosis un intervalo de cuatro semanas, aplicar los calendarios de mezclas (Pfizer, seguido de AstraZeneca y AstraZeneca, seguido de Pfizer) generaba más reacciones leves o moderadas tras la segunda dosis que entre lo que fueron pinchados con una de ellas las dos veces.

Eso sí, cualquier efecto adverso derivado de la mezcla duró poco tiempo y aclaran que no se detectaron otras preocupaciones relacionadas con la seguridad.

Incremento en las ausencias laborales

“Aunque se trata de una parte secundaria de lo que estamos intentado explorar mediante estos estudios, es importante que informemos a la gente acerca de estos datos, especialmente porque varios países están planteándose emplear estos calendarios de dosis mixtas”, apunta Matthew Snape, profesor asociado de pediatría y vacunas en la Universidad de Oxford, e investigador jefe del citado ensay...

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente