El columpio más grande del mundo es tan hermoso como aterrador

Los amantes del turismo de aventura deberían apuntar Nueva Zelanda en su agenda como destino imprescindible. La naturaleza desbordante de este país así como las rutas y atracciones resultan muy atractivas para aquellos que buscan sensaciones fuertes. Pero por encima de todas ellas se encuentra el columpio humano más grande del mundo: un balancín situado a 134 metros de altura.

Este juguete se llama Nevis Swing y está ubicado en un cañón del Valle Nevis, en la isla sur de Nueva Zelanda. Pues bien, el reto consiste en saltar solo o acompañado para realizar un recorrido de 150 metros, 70 de los cuales son de caída libre hasta que la mecedora empieza a oscilar en un arco de 300 metros. La velocidad que alcanzan los participantes es vertiginosa, ya que puede llegar a los 150 kilómetros por hora.

Aquellos que prefieran mantenerse al margen y observar a los demás saltando al vacío pueden hacerlo comprando el pase de espectador. Eso sí, primero tendrán que cruzar una pasarela de vértigo para llegar hasta la plataforma donde está el columpio, por lo que es recomendable no tener miedo a las alturas.

Los que deciden tirarse, además, pueden hacerlo en la postura que más les guste, incuso, boca abajo. Una opción que le inyecta una dosis más de adrenalina a esta hermosa pero aterradora aventura. El resto ya es dejarse llevar y disfrutar al máximo de la experiencia.

Algunas redes sociales como TikTok cuentan con numerosos vídeos de personas que han probado esta atracción natural. Muchos usuarios se han mostrado impactados por las condiciones de estas atracción mientras que los más atrevidos aseguran que este es un buen motivo para visitar Nueva Zelanda.