COLUMNA-El E-euro comienza a tomar forma: Mike Dolan

Mike Dolan
FOTO DE ARCHIVO: Una imagen ilustrativa de los billetes de euro

Por Mike Dolan

LONDRESReuters) - El prometido euro digital ha empezado a tomar forma esta semana y las señales de Fráncfort pueden ofrecer cierto alivio a los nerviosos bancos comerciales, preocupados por quedar al margen de la última novedad.

Con la pandemia impulsando las transacciones sin contacto físico y acelerando la desaparición del efectivo metálico, junto con las criptomonedas y "criptomonedas estables" del sector privado que amenazan con invadir el mercado, la promesa del año pasado de un euro digital dentro de cinco años se hizo antes de que el Banco Central Europeo supiera qué sería exactamente o cómo funcionaría.

Como casi todos los bancos centrales que trabajan en la moneda de curso legal digital sugieren un modelo o sistema diferente, el debate sobre el diseño ha variado mucho en los últimos 6 meses: desde las monedas conocidas como "tokens" digitales hasta cuentas directas del banco central o algo intermedio.

Sin embargo, las respuestas a la consulta pública del BCE, publicada esta semana, han contribuido a reducir las opciones debatidas, con una preferencia por la privacidad, aunque no por el anonimato, y un papel para el sistema bancario existente.

Aunque sólo se trata de una encuesta, y el BCE ha advertido de la falta de representatividad de la muestra entre los ciudadanos de la zona del euro, puede dar algunas pistas sobre la dirección a seguir.

El fuerte énfasis de los encuestados en la privacidad y la seguridad parece ir acompañado de una preferencia por que el euro digital exista fuera de internet, como un token guardado en teléfonos inteligentes o carteras digitales. Es más, parece que quieren que exista junto al dinero físico, y no en su lugar, y que funcione junto con el sistema bancario existente.

Esto responde a uno de los mayores problemas de estabilidad financiera que afectan a los planes de las monedas digitales, que ya están siendo probadas por el Banco Popular de China y que la Reserva Federal de Estados Unidos ha calificado de "proyecto de alta prioridad".

Muchos temen que si una moneda digital es efectivamente una cuenta de depósito abierta directamente en el banco central, entonces su garantía inherente hará que los depósitos huyan de los bancos comerciales, especialmente en una crisis, y socavará el sistema bancario minorista.

CONTROL DE TOKENS

Para contrarrestarlo, Fabio Panetta, miembro del consejo del BCE, ha propuesto limitar los depósitos a los hogares y a un máximo de 3.000 euros, penalizando de hecho las tenencias superiores a esa cifra y las cuentas de empresas o inversores, con tipos de interés profundamente negativos.

Casi la mitad de la encuesta del BCE de esta semana estaba de acuerdo con ese tipo de remuneración escalonada o con límites estrictos a los euros digitales en circulación. Pero el BCE subrayó que los encuestados no habían ofrecido ninguna solución viable al problema de cómo escalonar la remuneración de los tokens fuera de línea.

Si otras encuestas sugieren esa preferencia por un token fuera de línea que "debería integrarse en las soluciones bancarias y de pago existentes", como concluye la lectura del BCE, entonces puede ser un desarrollo menos perturbador de lo que muchos temían al principio.

En un documento publicado justo antes de la encuesta del BCE esta semana, el banco estadounidense Morgan Stanley se convirtió en la última empresa financiera en publicar su opinión sobre las próximas monedas digitales de los bancos centrales.

Su mejor hipótesis es que las Criptomonedas de Bancos Centrales (CBDC, por sus siglas en inglés) estarán dirigidas a los hogares, serán accesibles a través de intermediarios financieros y funcionarán con un sistema centralizado regulado por las autoridades monetarias.

Sin embargo, Morgan Stanley advirtió que, aunque es probable que los bancos sigan siendo importantes como intermediarios financieros, se enfrentarán a "presiones competitivas" más duras.

Entre ellas se encuentran la competencia por los depósitos bancarios hasta los límites de posesión de las CBDC, la llegada de nuevos participantes a una industria de pagos digitales estimulada por el fácil uso en línea de los CBDC, y el menor acceso de los bancos a los datos de gasto de los clientes.

"Aunque los esfuerzos de los bancos centrales por introducir las CBDC no pretenden perturbar el sistema bancario, es probable que tengan efectos perturbadores no deseados", concluyó Morgan Stanley.

Para los inversores macroeconómicos, el diseño será fundamental para evaluar los posibles efectos indirectos de las divisas derivadas de las tenencias posiblemente ilimitadas de euros o dólares digitales en el extranjero.

También afectará a los CBDC que utilicen los responsables políticos para gestionar las economías en el futuro: inyectar dinero en efectivo directamente a los hogares en una crisis, por ejemplo, o gravar, aplicar tipos de interés negativos e incluso especificar determinados gastos.

"Este será el dinero helicóptero del futuro", dijo César Pérez Ruiz, director de Inversiones de Pictet Wealth Management, añadiendo que encaja con el tema a largo plazo de Pictet del "gran gobierno" en el futuro y todo lo que ello conlleva.

"Ya no es sólo una cuestión del valor del dinero, sino una cuestión de qué es el dinero", dijo Ruiz.

(por Mike Dolan, Twitter: @reutersMikeDE; Editado por Catherine Evans, traducido por Michael Susin en la redacción de Gdansk)