El colpaso de un muro por lluvias deja siete muertos en Guatemala

·2 min de lectura
El huracán Eta dejó unos 150 muertos a su paso por Guatemala, acompañado de lluvias que provocaron deslaves como en la localidad de Queja, en San Cristóbal Verapaz, el 7 de noviembre de 2020
El huracán Eta dejó unos 150 muertos a su paso por Guatemala, acompañado de lluvias que provocaron deslaves como en la localidad de Queja, en San Cristóbal Verapaz, el 7 de noviembre de 2020

Siete personas fallecieron en el este de Guatemala después de que un muro de concreto colapsara sobre una vivienda por la saturación de agua de lluvias en el suelo provocada por el reciente paso del ciclón Eta, informaron fuentes oficiales.

Los hechos ocurrieron durante la madrugada en el barrio Agua Caliente del municipio oriental de Camotán, cercano a la frontera con Honduras, relató a los periodistas David de León, portavoz de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred).

Socorristas rescataron inicialmente a tres personas heridas que fueron trasladadas a un hospital cercano, agregó el funcionario.

Tras varias horas de tareas de rescate, los bomberos extrajeron los cuerpos de siete fallecidos soterrados bajo la vivienda, señaló por su lado el Instituto Nacional de Ciencias Forenses, que identificó a las víctimas, entre ellas un menor de edad.

El colapso del muro "está asociado a la condición de saturación de agua en el suelo" a causa de las lluvias, agregó De León, que añadió que se investigarán igualmente posibles deficiencias en su construcción.

Guatemala fue azotada la semana pasada por las fuertes lluvias que dejó el ciclón Eta, que entró a Nicaragua como huracán de categoría 4 y se degradó después a depresión tropical en Honduras dejando una estela de destrucción y muerte en Centroamérica.

La Conred contabilizó 46 muertos, 96 desaparecidos y casi 980.000 afectados por deslaves e inundaciones causados por Eta. La principal tragedia ocurrió en la comunidad Quejá de San Cristóbal Verapaz (norte), donde unas 150 viviendas quedaron sepultadas por un deslizamiento de tierra.

Según las autoridades, aquel alud dejó al menos 100 indígenas mayas soterrados en esa zona empobrecida del país, aunque solo fueron recuperados ocho cuerpos. La búsqueda fue suspendida el martes pasado debido a la inestabilidad del terreno.

La región centroamericana se prepara ahora para el embate de otra tormenta tropical, Iota, formada en el Caribe y que podría tocar la frontera entre Honduras y Nicaragua como huracán.

hma/dga