La colorida mola, ícono de la cultura Guna, estrena su museo en Panamá

1 / 2
Un conjunto de Molas de la comarca Guna Yala son exhibidas en el museo de la Mola (MUMO) en el Casco Antiguo de la ciudad de Panamá, (Panamá). EFE/ Bienvenido Velasco

Panamá, 28 nov (EFE).- La mola, una icónica tela multicolor que tejen las mujeres de la etnia Guna de Panamá, ya tiene un museo que exhibe parte de la colección privada de las piezas de arte del empresario y filántropo español José Félix Llopis (1927-2011).

El Museo de la Mola (MUMO) abrirá sus puertas el próximo domingo en su edificio situado en el Casco Antiguo de la Ciudad de Panamá, como parte de un proyecto de la Fundación Alberto Motta, dijo a Efe la directora de la galería, Yavel Altamiranda, durante un recorrido exclusivo previo a la inauguración del nuevo museo.

Las molas son unos tejidos de llamativos colores con dibujos geométricos o figurativos que representan la cosmovisión de la etnia Guna, uno de los siete pueblos indígenas del país centroamericano, y que desde tiempos ancestrales visten sus mujeres.

Aunque, según explicó a Efe uno de los guías del museo, estas molas son producto de la colonización de América, puesto que anteriormente el pueblo Guna se pintaba las geometrías en el cuerpo.

Las molas, según la creencia guna, sirven tanto para evitar que los malos espíritus posean a los indígenas como para celebrar rituales importantes para el pueblo, como es la celebración de la pubertad.

La técnica de confección es muy laboriosa, ya que se trata de telas de algodón superpuestas y cosidas a mano: las artesanas tardan cerca de un mes en elaborarlas.

"La mola representa las manos de un guna trabajando día y noche, cosiendo, pensando en el futuro del pueblo, es una forma de educar a nuestros hijos", ha dicho el cacique guna Belisario López.

A través de un recorrido por cinco salas tenues en un edificio recién restaurado en el casco antiguo panameño, el nuevo museo exhibe un total de 183 molas, todas confeccionadas por mujeres gunas.

En el MUMO se podrá ver tanto el atuendo completo vestido por las mujeres, como solo el pequeño trozo de tela con distintos dibujos que ellos usan para su comercialización.

De este modo, la exhibición permanente consigue identificar y exponer el valor de la mola en la cultura indígena y popular de Panamá: desde su creación hasta el significado espiritual de las mismas.

La idea de la galería surgió en 2017 durante un viaje del empresario panameño Stanley Motta (1945) a México, cuando visitó un "museo textil muy pequeñito en Oaxaca" que le hizo preguntarse "dónde estaban las molas de Llopis y qué había pasado con ellas".

"Se sabía de este gusto del señor Llopis por coleccionar arte entre esos la mola, y coleccionó como mínimo más de 500" de estas piezas, explicó Altamiranda durante un recorrido por el nuevo museo.

Cuando Motta regresa a Panamá contacta a Patricia Llopis "quien cuando se entera que se quiere abrir un museo a través de la Fundación Alberto Motta pone las molas, la colección de su tío, a disposición de la Fundación, y por ahí arranca esta aventura que llamamos MUMO", afirmó Altamiranda.

Actualmente, Panamá busca que esta pieza de arte indígena entre en la lista de patrimonio cultural inmaterial de la Unesco, en la que ya se encuentran el tradicional sombrero "pintao" y la cultura Congo, una serie de expresiones y ritmos únicos que desarrollaron los esclavos africanos en la época colonial.