Colombia: máximo jefe del Clan del Golfo se declaró inocente ante jueza de Nueva York

·8 min de lectura

Dairo Antonio Úsuga, alias 'Otoniel', el máximo jefe del Clan del Golfo, una organización narcoparamilitar y, actualmente, el grupo armado más poderoso de Colombia, se declaró este jueves inocente ante la justicia estadounidense. El miércoles, 4 de mayo, las autoridades colombianas dieron luz verde a su extradición a Estados Unidos, el país que lo acusa de delitos de tráfico de drogas y de ser “uno de los capos más peligrosos del mundo”.

"No culpable". Así se declaró este jueves ante la justicia estadounidense el máximo responsable de la estructura criminal del Clan del Golfo, un grupo paramilitar y, actualmente, la red de tráfico de drogas más extensa de Colombia.

Dairo Antonio Úsuga, más conocido como 'Otoniel', fue extraditado ayer a Nueva York desde Colombia luego de que el Consejo de Estado, el máximo tribunal contencioso administrativo del país andino, levantara una medida cautelar que se concedió durante la semana pasada a organizaciones de víctimas del departamento del Chocó, al oeste de Colombia, las cuales solicitaban que el capo no fuera extraditado todavía para que respondiera por sus crímenes ante la justicia de su país.

Según la acusación formal en su contra, 'Otoniel' enfrenta tres cargos ante la justicia estadounidense; sin embargo, este jueves, durante la audiencia, la jueza neoyorkina Vera Scanlon señaló que estos pasarían a ser dos: liderar una organización criminal de manera continuada y participar en una empresa delictiva internacional para producir y traficar con cocaína.

Si 'Otoniel' es declarado culpable únicamente por el primer cargo, la condena ya sería de cadena perpetua.

Este jueves, el capo colombiano testificó ante la magistrada Scanlon. Luciendo el habitual uniforme de preso de color naranja y sin portar las esposas, 'Otoniel' respondió a las preguntas de la jueza y se declaró inocente en una vista en la que su abogado, Arturo Hernández, renunció a solicitar la libertad bajo fianza de su cliente mientras comienza el juicio.

Scanlon ordenó que el líder del Clan del Golfo continúe en prisión por su “significativa actividad de narcotráfico” y “significativa actividad con violencia”.

La defensa del acusado solicitó que el proceso, cuya próxima vista tendrá lugar el 2 de junio, sea mediante jurado.

A la salida de la vista de este jueves, Hernández comentó: "Me agrada tener la oportunidad de poder hablar con mi cliente, porque en Colombia no me lo permitieron". El abogado denunció que desde la detención de 'Otoniel' el pasado 23 de octubre hasta su extradición el miércoles no había podido reunirse con su defendido.

Las investigaciones de Estados Unidos contra 'Otoniel'

Dairo Antonio Úsuga está acusado de "liderar una empresa criminal continuada" entre 2003 y octubre de 2021, cuando fue arrestado por las autoridades colombianas, y de "participar en una conspiración internacional para fabricar y distribuir cocaína, a sabiendas y con la intención de que las drogas serían importadas ilegalmente a Estados Unidos".

Una hora antes de la vista de este jueves, que arrancó pasadas las 15:15 hora de la costa este de EE. UU., el Gobierno estadounidense, a través del fiscal federal para el distrito de Nueva York, Breon Peace, anunció vía rueda de prensa los cargos contra 'Otoniel', a quien considera uno de los capos "más peligrosos" del mundo.

De acuerdo con lo trasladado por el fiscal, 'Otoniel' es responsable de traficar enormes cantidades de cocaína hacia suelo estadounidense. Además, se le acusa de contratar a múltiples sicarios para torturar, secuestrar y asesinar a sus víctimas, entre las que se encontrarían policías y militares colombianos.

Según la Fiscalía federal, el Clan del Golfo es uno de los distribuidores de cocaína más extensos del mundo; una organización criminal que llegó a contar con más de 6.000 miembros en sus filas.

“Úsuga David tenía más empleados que los departamentos de policía de Boston y Miami combinados”, apostilló Peace en rueda de prensa.

El entramado del Clan del Golfo

El Clan del Golfo, según las investigaciones de las autoridades estadounidenses, ejerce el control sobre grandes parcelas de territorio en la región de Urabá, en el departamento de Antioquia, cuya capital es Medellín.

Esa región es una de las zonas más prósperas para el tráfico de droga por su proximidad con la frontera entre Colombia y Panamá así como con las costas del Caribe y del Pacífico, aseguran las pesquisas realizadas por Estados Unidos.

“Vestidos de uniformes militares, los miembros del Clan del Golfo emplean tácticas y armas militares para reforzar su poder e incitar la guerra y la violencia contra narcotraficantes rivales, organizaciones paramilitares, y las autoridades de orden público en Colombia”, describió en un comunicado del Departamento de Justicia del país norteamericano.

Según la Fiscalía, la organización criminal liderada por 'Otoniel' paga gran parte de sus operaciones mediante el narcotráfico. También impone un “impuesto” a otros narcotraficantes que transitan en el territorio que controlan, cobrando una tasa determinada por cada kilogramo de cocaína transportada, guardada o fabricada mediante las áreas bajo el control del Clan.

Además de esta particular aduana del tráfico ilegal, el Clan del Golfo también exporta su propia cocaína, según las autoridades estadounidenses.

El miércoles, durante su proceso de extradición, “Otoniel” fue descrito por altos funcionarios del Departamento de Justicia de Estados Unidos como el líder del grupo paramilitar y de narcotráfico “más poderoso” de Colombia.

Daniel Rendón-Herrera, que también fue jefe del Clan del Golfo antes que 'Otoniel', se encuentra asimismo retenido por la justicia estadounidense. Rendón-Herrera se declaró culpable por narcotráfico el pasado noviembre de 2021 en Brooklyn (Nueva York), y su sentencia se espera para el próximo mes de noviembre.

Las palabras de 'Otoniel' ante la JEP

La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), el mecanismo de justicia transicional encargado de arrojar luz sobre las sobras del conflicto armado en Colombia, dio a conocer la semana pasada que que Dairo Antonio Úsuga, en su declaración ante el tribunal en el marco del caso de 'falsos positivos', mencionó a al menos 64 personalidades que estarían involucradas en sus negocios de narcotráfico.

La lista, revelada en un auto por la Sala de Reconocimiento de Verdad y Responsabilidad y de Determinación de los Hechos y Conductas, fue enviada a la Corte Suprema de Justicia, la Fiscalía y a la Procuraduría colombiana para trazar posibles vínculos y desarrollar una investigación sobre los mencionados por el capo.

Entre las personas señaladas por 'Otoniel' está el candidato presidencial Luis Pérez, exalcalde de Medellín y exgobernador del departamento de Antioquia. Pero también hay senadores, miembros de las fuerzas de seguridad, empresarios y hasta dos instituciones universitarias colombianas.

El miércoles, tras conocer la luz verde del Consejo de Estado colombiano para con la extradición del jefe del Clan del Golfo hacia Estados Unidos, numerosas personalidades, líderes de opinión y políticos opositores al Gobierno del conservador Iván Duque se cuestionaban la rapidez con la que se había tramitado la salida de 'Otoniel' para rendir cuentas con la justicia estadounidense antes que con la colombiana.

El presidente Duque aseguró, no obstante, que aunque Úsuga esté en Estados Unidos deberá seguir colaborando con la justicia colombiana en las investigaciones abiertas en su contra, y que cuando cumpla sus condenas por narcotráfico deberá volver a “Colombia a pagar por los crímenes que cometió”.

A la espera de lo que dicte la sentencia, si 'Otoniel' es condenado a cadena perpetua en EE. UU., los planes del mandatario no se podrán cumplir.

Posible paro armado tras la extradición

Luego de hacerse efectiva la extradición de 'Otoniel', durante la noche del miércoles el Clan del Golfo habría decretado un paro armado para mostrar su inconformidad con la decisión de la justicia.

Las presuntas represalias de la organización criminal se hicieron presentes durante este jueves en varios departamentos colombianos como Antioquia, Córdoba, Bolívar y Sucre. Los afectados por el paro estarían siendo comerciantes, sociedad civil y conductores, que durante la noche del miércoles y el día de hoy, jueves, reportaron amenazas en distintos puntos de sus territorios.

Las alertas comenzaron durante la noche del miércoles, específicamente cuando un camión de gran tonelaje se atravesó en la vía que conecta la ciudad de Medellín (Antioquia) con la costa Atlántica colombiana, hacia el norte. Informaciones recogidas por el medio local 'El Espectador', sostendrían que varios hombres armados amenazaron al conductor del camión para que generara el bloqueo de la carretera.

En los departamentos más afectados por el posible paro armado inducido por el Clan del Golfo se produjeron incendios de vehículos en puntos estratégicos, por lo que las autoridades tuvieron que imponer restricciones a la movilidad para salvaguardar el bienestar de la población civil.

En Antioquia, el gobernador Aníbal Gaviria convocó un consejo de seguridad extraordinario. En su Twitter, el mandatario expresó que “ante amenazas de paro armado que circulan en algunos municipios de Antioquia, hemos convocado a Consejo de Seguridad Extraordinario con altos mandos de todas las fuerzas del Estado y alcaldes del Bajo Cauca, Nordeste y Urabá. La violencia nunca ha ganado ni ganará”.

El defensor del pueblo colombiano, Carlos Camargo, expresó a través de un comunicado el rechazo a las intimidaciones del Clan del Golfo contra la población civil.

“Ante este escenario solicitamos medidas urgentes a las autoridades para garantizar la protección de los derechos individuales y colectivos de los habitantes y las comunidades de estas regiones del país”, señaló Camargo.

El ministro de Defensa Diego Molano también se pronunció sobre las presuntas acciones de la organización ilegal: “El Clan del Golfo comienza cada vez más a sentir los efectos de esta captura de Otoniel. Los reductos en las zonas del Urabá, el Bajo Cauca, y en especial, alrededor de la zona de Puerto Valdivia, es donde han buscado desarrollar, con información de inteligencia, un plan pistola en contra de la policía y la fuerza pública”.

Según el titular colombiano de Defensa, las estructuras criminales del Clan estarían buscando perpetrar atentados contra las fuerzas de seguridad e intimidar a la población.

Durante el jueves, el asesinato de un comerciante en la localidad de Cereté, en el departamento de Córdoba, al norte, encendió las alarmas de las autoridades en los territorios donde hay más presencia de estos actores ilegales.

Con información de EFE, AP y medios locales

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente