Colombia | Las guerras de bandas por el control del narcotráfico asolan la ciudad de Buenaventura

·1 min de lectura

El ejército colombiano patrulla por el peligroso puerto de Buenaventura, una ciudad controlada por dos bandas criminales, los Shottas y los Espartanos. La lucha entre las dos bandas por obtener el control del narcotráfico en la zona tiene atemorizada a la población.

Este fin de semana, las fuerzas colombianas han llevado a cabo una demostración de fuerza con el objetivo de proteger a los ciudadanos.

El Teniente Coronel Samuel Aguilar, Comandante del 24º Batallón de Infantería de Marina, afirma: "Estamos aquí para sacar a los delincuentes de estas áreas y evitar que la población se vea envuelta en situaciones de alteraciones del orden público. Nuestro principal objetivo es la preservación de la vida humana".

Buenaventura no es solo el mayor punto de exportación del país (donde circula el 40 % del comercio internacional de Colombia); sino también el principal lugar de envío de cocaína con destino a Estados Unidos.

Esta ciudad también posee una de las tasas de homicidios y secuestros más altas de la nación. Los expertos consideran que la guerra urbana entre ambas bandas está llegando a un punto insostenible para la población.

Juan Manuel Torres, investigador de la Fundación Paz y Reconciliación, explica: "Esta guerra urbana la está pagando la propia ciudad. ¿Cómo? A través de la extorsión, el control de los precios de los alimentos, el monopolio de los productos. Las excusas de las rutas del narcotráfico y otras no son reales, no son grandes narcotraficantes. Estamos hablando de grupos criminales en una guerra urbana en la ciudad".

Este martes, el presidente de Colombia, Gustavo Petro, visita la ciudad en un intento de implementar su gran proyecto de "paz total" para el país que, por el momento, mantiene varios frentes abiertos.