Colombia, Etiopía, Yemen: estos son los lugares donde el hambre podría aumentar en 2022

·4 min de lectura

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura publicó un reporte en el que informa sobre los puntos críticos a nivel mundial que seguirán sufriendo de inseguridad alimentaria, entre los meses de febrero a mayo de 2022. Etiopía, Nigeria, Sudán del Sur y Yemen siguen siendo los países con el nivel de alerta más alto, mientras que en América Latina lo son Haití, Honduras y Colombia.

La violencia, el conflicto armado, las crisis económicas prolongadas, la migración y el cambio climático son algunos de los impulsores, reales o potenciales, del aumento de los niveles de inseguridad alimentaria en el mundo.

Esto es lo que dice el reciente informe publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO en inglés) titulado “Puntos críticos de hambruna. Alertas tempranas FAO-PMA sobre la inseguridad alimentaria aguda. Perspectivas de febrero a mayo de 2022”.

En el documento aseguran que, a menudo, los impulsores del aumento de la hambruna en varios países del mundo coexisten y se refuerzan uno otro. Según la FAO, en 2020, cerca del 65 % de personas que viven bajo inseguridad alimentaria aguda están en países donde hay conflictos armados y, las cifras indican que los niveles de violencia contra los civiles siguieron aumentando en 2021.

Los veinte puntos críticos analizados son: el Sahel (Burkina Faso, Chad, Mali, Mauritania, Níger), República Centroafricana, República Democrática del Congo, Angola, Etiopía, Nigeria, Mozambique, Myanmar, Sudán, Sudán del Sur, Yemen, Madagascar, Kenya, Somalia, Líbano, Siria, Afganistán, Haití, Honduras y Colombia.

Venezuela y Corea del Norte no se incluyeron como puntos críticos debido a la escasez de datos actualizados sobre inseguridad alimentaria.

Precios altos de los alimentos y bajo poder adquisitivo

Entre las principales preocupaciones económicas en los países donde la situación alimentaria es critica están el aumento de los precios de los alimentos y el bajo poder adquisitivo. Además, las condiciones meteorológicas extremas como fuertes lluvias, tormentas tropicales, huracanes, inundaciones y sequías también son factores importantes, particularmente en África Oriental y Asia Central, según dice la FAO en su informe.

En cuatro a los veinte puntos críticos en el mundo, las acciones humanitarias son urgentes con el fin de prevenir el hambre y la muerte. El informe señala a Etiopía, Nigeria, Sudán del Sur y Yemen como los países donde la hambruna es más severa que en años anteriores.

En Etiopía, por ejemplo, el conflicto en el norte del país se ha expandido de Tigray a las vecinas Amhara y Afar, interrumpiendo las principales rutas de transporte a Djibouti, además, la producción agrícola está devastada, lo que ha provocado un desplazamiento a gran escala.

En Yemen, el conflicto armado se ha intensificado desde julio de 2021 en varias regiones y puede expandirse aún más alrededor de la ciudad de Hodeida, lo que podría resultar en el desplazamiento de un sector adicional de la población, más allá de los 4 millones actuales.

Las crisis sociopolíticas aumentan la hambruna en Colombia, Haití y Honduras

La inestabilidad política, los desafíos de la economía y el impacto continuo de la crisis migratoria en Venezuela, amplificada por el desplazamiento interno, son fenómenos que deterioran la seguridad alimentaria en Colombia.

A esto se suma el retraso en la implementación del Acuerdo de paz de 2016 entre el Gobierno y la antigua guerrilla de las FARC, lo que ha provocado nuevas oleadas de ataques violentos y 61.000 nuevos desplazados internos entre enero y septiembre de 2021.

Actualmente, la nación suramericana alberga el mayor número de migrantes venezolanos en la región. Según cifras oficiales, para agosto de 2021, más de 1,8 millones de migrantes de Venezuela se reportaron en el país, a pesar de los cierres oficiales de fronteras entre los dos países que hubo hasta octubre de 2021. Ahora que las fronteras están de nuevo abiertas y miles de migrantes obtuvieron un estatus temporal para poder estar en Colombia, la FAO asegura que esto podría impulsar un mayor aumento de flujos migratorios en los próximos meses.

Por otro lado, la crisis sociopolítica en Haití alborotada con el asesinato del presidente Jovenel Moïse en 2021, el alza en el combustible y los altos precios internacionales de las materias primas, los terremotos y los niveles de inseguridad resultantes de las actividades de las pandillas no dejan otra opción que una nación completamente inestable, donde la situación seguirá afectando negativamente el desarrollo socioeconómico y el acceso humanitario.

La inseguridad alimentaria se ve afectada por todo esto y también por las variaciones climáticas. Según el reporte, es probable que la situación empeore por los pronósticos en la producción agrícola que están por debajo del promedio en el primer semestre de 2021, debido a la escasez de lluvias.

Por su parte, en Honduras varios factores se tienen en cuenta al hablar de hambruna. Según cifras del Banco Mundial y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el 32 % de las personas empleadas en el país perdieron sus trabajos o abandonaron la fuerza laboral como resultado de las perturbaciones económicas generadas por la pandemia de Covid-19.

Además, la crisis en el Congreso y la desconfianza generalizada en las instituciones públicas puede representar un desafío para el nuevo Gobierno de Xiomara Castro, quien se puede ver bloqueada para avanzar con sus políticas de lucha contra la pobreza.

Con EFE y medios oficiales

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente