Tiritona y dolores en un colegio de Vigo por culpa del frío y de una calefacción rota

M. J. Arias
·3 min de lectura

En el colegio de Educación Infantil y Primaria Otero Pedrayo de Vigo (Galicia) hay alumnos que cada día vuelven de clase a sus casas con dolores de espalda y de barriga por el frío que pasan durante la jornada lectiva. La calefacción lleva un mes sin funcionar bien y a eso hay que sumar la normativa COVID que obliga a la apertura de ventanas para ventilar los espacios. El AMPA del centro ha denunciado lo que ocurre ante los medios gallegos y calificado “indignante” una situación que se prolonga en el tiempo.

A la rotura de la calefacción y la ola de frío hay que sumar que la normativa COVID obliga a ventilar las aulas constantemente. (Foto: Getty Images)
A la rotura de la calefacción y la ola de frío hay que sumar que la normativa COVID obliga a ventilar las aulas constantemente. (Foto: Getty Images)

En plena ola de frío, madres y padres del colegio señalan que sus hijos deben soportar entre 2 y 4 grados de temperatura cuando acuden a primera hora (7:30) al centro. El colegio se encuentra, como describen desde el AMPA a La Voz de Galicia, “pegado a un río en una zona baja, con frío y humedad”. Su situación geográfica, la climatología de las últimas semanas, la ventilación por el COVID y el hecho de que la calefacción no funciona provoca malestar físico en los niños.

“Nuestras hijas e hijos no pueden ni escribir, tiritan de frío, salen del colegio con dolor de barriga, de espalda, destemplados, con las manos y los pies congelados”, se quejan. Una situación que se podría arreglar solucionando el problema de la calefacción, ya sea reparándola o cambiándola si hace falta. Lleva tiempo funcionando mal. “Desde el AMPA somos conocedores de que esta caldera lleva años dando problemas constantes, pero no hacen nada por solucionarlo”, denuncian.

La dirección del centro ha dado aviso al Concello, que es quien debe hacerse cargo del problema. El 11 de enero pidieron que se reparase de manera urgente, pero aún no se ha hecho. Señalan desde el colegio que desde noviembre funciona de manera intermitente y que así lo han comunicado varias veces por teléfono.

“Sí es cierto que funcionó puntualmente en una ocasión [el 8 de enero] después de que un técnico del Concello revisara las pasadas Navidades la caldera; pero por norma general y a día de hoy llevamos más de un mes sin calefacción”, ha plasmado la dirección en el escrito enviado al Consello.

Según señalan desde La Voz de Galicia, tampoco consiguen contactar con la empresa que debe encargarse del mantenimiento de la instalación y, por si eso fuera poco, tienen un problema con los enchufes de la segunda planta. No funcionan e impide que puedan colocarse radiadores eléctricos para poder subir la temperatura de las aulas, donde estudian (o lo intenta pese al frío) 140 alumnos.

La pasada semana los pacientes y trabajadores del principal hospital de Toledo, el Virgen de la Salud, tuvieron que hacer frente a una situación similar. Tras la nevada, la calefacción dejó de funcionar por completo y se registraron goteras en algunas zonas del edificio, construido hace 60 años. Para intentar guardar el calor acumulado el máximo posible se recomendó la bajada de persianas, pero no había mantas suficientes para todos los pacientes y, como contó La Tribuna de Toledo, hubo familiares que tuvieron que ir a sus casas para buscar ropa de abrigo con la que proteger del frío a los ingresados. El problema fue solucionado al día siguiente.

EN VÍDEO | Captan la imagen insólita de las dunas del Sáhara cubiertas de hielo tras una extraña nevada en el desierto