El colectivo LGTBi protesta contra el golpe militar en Birmania

Agencia EFE
·3 min de lectura

Rangún (Birmania), 19 feb (EFE).- Cientos de miembros del colectivo LGTBi salieron este viernes a las calles de Rangún, la mayor ciudad de Birmania, para protestar "con orgullo" contra el golpe de Estado de los militares como parte del movimiento de desobediencia civil.

Los participantes recorrieron durante horas el centro de la antigua capital, que se tiñó de los colores del arco iris presentes en las camisetas y pancartas que incluían lemas como "Luchamos por justicia", o "Liberad a nuestros líderes" sobre el rostro de la líder electa detenida por los militares, Aung San Suu Kyi.

La marcha, encabezada por un grupo de "drag queens" y que forma parte del movimiento de desobediencia civil surgido tras el levantamiento militar del pasado 1 de febrero, fue convocada por varios grupos de defensa de los derechos de los homosexuales, que cifraron en 500 los asistentes.

"Queremos mostrar que todos en Birmania estamos unidos y protestamos de manera orgullosa para conseguir que los militares nos devuelvan la democracia", explicó a Efe el activista y "drag queen" Walkie Talkie.

El joven de 21 años recordó que los derechos del colectivo han "mejorado mucho" durante al gobierno electo de la Liga Nacional para la Democracia (LND), que gobernaba el país desde 2015, y reconoció que "como todos los birmanos" él también "tiene miedo" de lo que pueda suceder con los militares.

"Incluso una transgénero ha podido asistir a su ceremonia de graduación vestida de mujer y algunos LGTBi trabajan con orgullo de la manera en la que se identifican también dentro del Gobierno", apuntó el activista.

De la misma opinión es James, otro de los asistentes, que aseguró a Efe que "Aung San Su Kyi ha cambiado mucho Birmania" y que el país vive "con más libertad y más apertura que antes".

"No queremos volver a estar bajo los militares, ya lo hicimos durante 50 años, ahora queremos vivir en libertad", dijo el joven gay de 21 años.

Aunque ha habido avances, las leyes de Birmania consideran ilegales las actividades sexuales entre personas del mismo sexo, que condena con hasta 10 años de prisión, mientras la sociedad, de mayoría budista y conservadora, también discrimina al colectivo LGTBi.

La protesta de hoy coincidió con la noticia de que una mujer birmana de 20 años herida de un disparo en la cabeza durante una protesta contra el golpe en Naipyidó falleció este viernes en el hospital tras pasar 10 días en estado crítico.

Una ola de protestas masivas ha llenado las calles del país en protesta por el levantamiento militar y las fuerzas de seguridad han respondido en algunas ocasiones con cañones de agua, pelotas de goma e incluso munición real.

La junta militar además ha intentado aplacar el movimiento de desobediencia civil, que incluye huelgas en la administración y otros sectores, con el despliegue de soldados en las calles, cortes nocturnos de internet a diario y varias leyes que han mermado los derechos de los ciudadanos.

El Ejército justificó la toma de poder por un supuesto fraude electoral en los comicios del pasado noviembre en los que la Liga Nacional para la Democracia, el partido liderado por Suu Kyi, arrasó, como ya hizo en 2015.

(c) Agencia EFE