Otra vez el cole en casa

Agencia EFE
·4 min de lectura

Madrid, 13 ene (EFE).- Retomar la rutina escolar y el ritmo de las clases siempre cuesta tras las fiestas navideñas, algo que este nuevo año se complica para muchos alumnos, ya que, al sumarse el temporal de nieve al coronavirus, se tiene que recurrir de nuevo a las clases telemáticas, con lo que implica de esfuerzo también para familias y docentes.

Miles de estudiantes de Madrid o Castilla-La Mancha no regresan a las aulas hasta la semana que viene, ya que muchos colegios e institutos siguen rodeados de nieve tras el temporal Filomena, una decisión "lógica" pero que "trastorna de nuevo la convivencia en casa", destaca a Efe Mercedes, una madre de dos alumnas en primaria, que asegura que se están "organizando" incluso por si la situación continúa más tiempo.

"Volvemos al fantasma de las clases 'online', esta vez por la nieve, algo que no podíamos ni imaginar", dice Mercedes, que lleva a sus hijas a un centro público de la zona norte de Madrid y que por lo menos ayer martes seguía con todas las instalaciones externas cubiertas de nieve.

"Las clases telemáticas después de unas vacaciones son más complicadas, puesto que los niñas llevan mucho tiempo sin unos horarios establecidos" y "también para los padres", añade.

Opinión similar a la de Celia, una profesora de un centro concertado que subraya que estos días "van a ser difíciles", pues a los menores hay que volverles a concienciar sobre "cierta disciplina", en este caso en casa.

Aunque por el confinamiento por la covid-19 ya tienen experiencia en preparar clases y materias para impartirlas a distancia, ahora hay que "volver a hacer todo con urgencia" e incluso preparar "materiales" para hacerlos llegar a algunos alumnos más vulnerables.

Además, esta profesora de secundaria avisa del "posible efecto sobre el rendimiento de los alumnos".

Precisamente, fuentes del sindicato de docentes CSIF han recordado que tras el confinamiento se había decidido que el Ministerio de Educación y las comunidades se reunieran para concretar "planes de refuerzo" que de momento no se han producido.

También los más pequeños se ven afectados por esta situación.

Entre las "propuestas de actividades" que ha recibido Berta para su hija Sofía, de 3 años, desde su colegio público están leer el cuento "El tren del invierno" o hacer alguna foto con la nieve para luego decorar la clase con "un espacio invernal".

"También nos han mandado una ficha con una silueta de un muñeco de nieve para decorar con algodón o botones", señala Berta, quien reconoce que esta semana es "de alguna manera como regresar al confinamiento".

"Volvemos a una situación difícil y complicada" y sobre todo lo será para aquellos padres que tengan más de un hijo, apunta.

También lo tienen "complicado" estos días los alumnos de los centros de Educación Especial, pues, como señala María, una profesora de un centro concertado: "Estos niños necesitan mucho apoyo y a distancia es difícil dárselo a ellos y a sus familias".

No faltarán de nuevo los vídeos grabados por las propias docentes para que al menos sus alumnos "vuelvan a vernos y a escuchar nuestra voz", añade.

Este miércoles, en Cataluña, tres centros educativos de la comarca tarraconense del Priorat siguen cerrados por peligro de nieve y hielo. Además, hay 4.210 alumnos confinados en cuarentena por el coronavirus, aunque distan mucho de los 21.968 del pasado 22 de diciembre, último día del primer trimestre.

Y los alumnos de Aragón recuperan la actividad lectiva en colegios e institutos tras el paso de la borrasca, aunque cuatro rutas escolares de las provincias de Zaragoza y Huesca permanecerán suspendidas, lo que afecta a casi un centenar de alumnos.

La orden de que los centros de primaria y secundaria mantuvieran las calefacciones encendidas para evitar el estrés térmico ayudará a una vuelta menos fría.

Un tema, el del frío en las aulas, que es motivo de preocupación para los universitarios, que están protestando a través de redes sociales y peticiones en change.org para que los exámenes de enero sean telemáticos.

"¡Paremos los exámenes presenciales!", "Queremos decidir cómo nos van a evaluar" son algunos de los mensajes que circulan estos días entre los estudiantes que se rebelan contra los exámenes presenciales por el riesgo a contagios y por el frío que pasan en las aulas al tener que tener las ventanas abiertas.

Por Pilar Rodríguez Veiga

(c) Agencia EFE