Colas del hambre en el campo ucraniano | "No había nada para comer. Peso solo 33 kilos"

·1 min de lectura
Colas del hambre en el campo ucraniano | "No había nada para comer. Peso solo 33 kilos"

La famosa tierra negra de Ucrania debería ser uno de los graneros del mundo, pero, tras meses de guerra, la abundancia ha dejado paso al hambre en aldeas agrícolas como Lebyanzhe, donde los vecinos hacen cola para recibir cajas con alimentos de primera necesidad.

Lebyazhe, a 51 kilómetros al sureste de Járkov, ha estado durante meses, hasta la fulgurante contraofensiva ucraniana, en primera línea de combate, con su población sometida al miedo y la escasez. Ahora hacen cola para conseguir comida. Muchos son ancianos, como Galina, una mujer menuda de 75 años, que relata entre lágrimas cómo ha sido vivir bajo las bombas sin prácticamente nada para comer.

"Es trágico, han destruido todo el pueblo. Antes era tan bonito, ahora está destruido -se lamenta Galina-. Al principio no teníamos nada, no había tiendas abiertas, no teníamos nada de comida. Ahora solo peso 33 kilos".

Cada caja de ayuda, con el logo del Programa Mundial de Alimentos de la ONU, contiene 12 kilos de alimentos básicos, como aceite, arroz, pasta, judías y carne en conserva.

"Llevamos seis meses sin electricidad y tres sin gas"

La comida llega, pero a las puertas del invierno, la aldea está privada de energía.

"Llevamos seis meses sin electricidad y tres sin gas, pero lo conseguiremos de alguna manera", cuenta otra vecina de la aldea.

Lebyazhe era, antes de la guerra, una apacible localidad con vastas extensiones de campos de girasol. Además cada casa solía tener su huerto y animales de granja.

Los vecinos se ayudan entre sí a trandportar las pesadas cajas de alimentos. Unos las llevan en carretillas, otros en bicicletas. La reunión es alegre. Una oportunidad para saludar a los vecinos y olvidarse de los problemas durante unas horas.