Un cliente de Starbucks muere persiguiendo al ladrón que acababa de robarle el portátil

Estaba trabajando con su portátil en una cafetería de la cadena Starbucks en Oakland, en California (EEUU) cuando alguien entró, se lo quitó y salió corriendo. El joven, que no ha sido identificado, persiguió a ladrón intentando recuperar el ordenador falleciendo después como consecuencia de las heridas causadas durante la persecución, según ha informado la cadena estadounidense Fox.

La víctima, un joven que ha sido descrito por los testigos de lo sucedido como un chico de entre 20 y 30 años, intentaba recuperar el portátil que acababan de robarle. (Foto: Getty Images)

El miércoles, han confirmado autoridades californianas citadas por la mencionada cadena, fueron detenidas dos personas como sospechosas del robo que acabó en la muerte del propietario del artículo sustraído. Según testigos, lo que ocurrió es que una persona entró en la cafetería y se llevó el portátil con el que estaba trabajando un chico de entre 20 y 30 años.

Con el ordenador en sus manos salió corriendo en dirección a la calle donde al parecer le esperaba un cómplice con un coche. Se subió a él y emprendieron la huida. Por su parte, el cliente de Starbucks persiguió al ladrón y se agarró, según testigos, a la puerta del vehículo en un intento por recuperar su portátil.

En un momento dado y mientras permanecía enganchado al coche, se habría golpeado en la cabeza contra otro vehículo aparcado comenzando a sangrar de manera abundante. Los primeros que llegaron a la escena fueron los bomberos, que atendieron al joven herido y le aplicaron primeros auxilios hasta que llegó la ambulancia que le trasladó al hospital, donde acabó falleciendo por la gravedad de las heridas causadas.

La oficial Johnna Watson señaló al comienzo de la investigación la posibilidad de la existencia de un cómplice ya que, declaró, “el sospechoso o los sospechosos se metieron en ese vehículo con el ordenador portátil. La víctima intentó recuperarlo y en ese momento... resultó gravemente herida”.

La dueña de un negocio cercano a la cafetería donde se produjo el robo y el posterior accidente, Maria Chan, ha declarado a Fox que no puede borrar de su mente la imagen del joven herido y sangrando. “No vale la pena perseguir la computadora portátil”, ha sentenciado.

Más historias que te pueden interesar: