Claves para reforzar la Unión Económica y Monetaria de Europa

Bienvenidos al último episodio de la cuarta temporada de Real Economy. Y qué mejor manera de clausurar esta serie que de mirar hacia el futuro. Hoy hablamos de la Unión Económica y Monetaria (UEM, en sus siglas en español).

La integración económica de 550 millones de personas en la Unión Europea comenzó a forjarse en los años cincuenta y unas décadas después se concretizó, con el Tratado de Maastricht en la Unión Económica y Monetaria que conocemos hoy.

La introducción del euro supuso un acontecimiento histórico para Europa.

Pero la salida del Reino Unido de la Unión, obligará probablemente a redefinir el futuro de la integración económica.

La Unión Económica y Monetaria tiene por objetivo integrar a Johan, Natalie, Pierre y Judith en un mismo club.

A pesar de las diferentes políticas económicas de cada país, la Unión Económica y Monetaria implica una moneda única siempre y cuando se respeten los criterios de convergencia establecidos.

El Banco Central Europeo define la política monetaria de la Unión, los tipos de interés y las tasas de inflación que deben respetar los países miembros.

Existe también un mecanismo de ayuda financiera, especie de red de protección, para los Estados miembros que atraviesen graves dificultades económicas.

Esta integración permite a Johan vender sus quesos en toda Europa, ampliando así su mercado.

Como consumidora, Natalie no tiene que pagar los impuestos ligados a la importación. Mientras, los negocios de Judith con ambos le permite crear nuevos puestos de trabajos en toda la zona de la Unión.

19 países miembros de la Unión Europea están en la zona euro. 7 esperan su turno para entrar en el futuro.

La unión económica y monetaria debería haber facilitado la prosperidad económica en Europa, pero la crisis financiera ha puesto en evidencia los puntos débiles y los retos de este ambicioso proyecto.

Estamos en Zagreb, la capital de Croacia, el último país que entró en la Unión Europea y quizás el próximo que entrará en la eurozona.

Con una población de 4 millones dos cientos mil habitantes y un producto interior bruto que supera los 48 mil millones de euros, la economía croata ha experimentado un fuerte crecimiento en los últimos años.

De momento el país todavía tiene su propia moneda, las Kunas croatas, pero aspira a entrar en la eurozona.

Hablamos con el gobernador del Banco Nacional de Croacia, Boris Vujčić

“La competitividad croata se debe en parte a nuestra moneda, que favorece el intercambio comercial con los países de la zona euro, aunque los tipos de cambio tampoco lo explican todo, por supuesto”, explica Vujčić.

Euronews: La unión monetaria intenta proteger a los ciudadanos separando fondos públicos y deuda bancaria. ¿Es esto un obstáculo para la adhesión de Croacia?

“No lo creo”, afirma Vujčić. Siempre es una medida popular proteger a los contribuyentes. Sin embargo, también tenemos que tener cuidado en cómo se lleva a cabo esta protección a nivel bancario y esto es lo que me preocupa realmente. Además, otro asunto importante para el buen funcionamento de la eurozona es contar con una regulación clara y con mecanismos eficaces de supervisión.”

Incluso fuera del euro, Croacia ha visto una pronunciada caída en sus cifras de desempleo que pasó del 14,8 % al 11,3 % en el primer trimestre de este año.

Euronews: ¿Cómo cree usted que el paso de las Kunas croatas al euro va a contribuir a la creación de empleo?

“La bajada de los tipos de interés favorece las inversiones” , asegura Vujčić. Pero cuando los inversores extranjeros deciden invertir en un país tienen miedo de que la moneda local se deprecie. El euro evita este tipo de problema. La moneda única también facilita los intercambios comerciales entre distintos países de la eurozona. Inversión y comercio son factores de creación de empleo.”

Todos sabemos que Europa se encuentra en una encrucijada en estos momentos de su historia.

Entrevistamos al Comisario Europeo de Asuntos Económicos y Financieros Pierre Moscovici, encargado de velar por la estabilidad económica de la Unión.

Vamos a analizar con él este complejo tema que nos ocupa.

Euronews:

Mi primera pregunta es : ¿cómo conectar de nuevo con los ciudadanos y reforzar la Unión Económica y Monetaria en el momento actual?

Moscovici: “Ciertamente, no es una tarea fácil. Pero lo primero que diría a los ciudadanos es: miren lo que hemos conseguido. Tenemos el Banco Central Europeo, tenemos el Eurogrupo. Tenemos programas de ayudas específicas para países que atraviesan dificultades económicas. El problema es que hoy hay mucha disciplina económica pero también muchas diferencias. Si sólo se aplicara el rigor económico en el Norte de Europa y no en el Sur, los países del Norte se preguntarían por qué tienen que subvencionar a los “vagos del Sur”. Es por eso que la convergencia económica resulta necesaria. Esto implica que algunas economías tienen que hacer esfuerzos suplementarios, pero que otros países tienen aún margen de maniobra y que pueden dedicar parte de su excedente financiero a inversiones, por ejemplo.

Actualmente somos 19 países en la zona euro. Cuando el Reino Unido se haya ido, sólo quedará un país fuera de la eurozona: Dinamarca. Otros países se unirán en un futuro próximo si cumplen los criterios necesarios.”

Euronews:

Eso suena casi como una Europa a varias velocidades en el futuro.¿Cuáles serán las repercusiones para los ciudadanos?

Moscovici:

“A veces los que quieren ir más rápido deben tener la posibilidad de hacerlo. Es lo que hicimos con el euro. Es lo que hicimos con Schengen. Yo no lo veo como una Europa a dos velocidades, eso sería injusto. Es más bien una coalición de voluntades.”

Euronews:

Pero ¿cuáles son los aspectos prácticos de una Europa a múltiples velocidades. Habrá un euro de Primera y de Segunda?

Moscovici:

“Cuando creamos la unión bancaria nos aseguramos de que los intereses de los que están fuera de la Eurozona están protegidos…asi que una Europa a varias velocidades no significa un euro a varias velocidades. Me explico: en el caso de los impuestos sobre transacciones financieras no es algo factible a 28, es algo que esperamos hacer a 10. Pero debemos demostrar que es mejor estar dentro de este club que fuera de él.”

Euronews:

Hemos visto también conceptos como el reparto de riesgos que parecen polémicos…

Moscovici:

“El Brexit es el reto interno más complicado con el que tendremos que lidiar, de una manera amistosa, porque queremos mantener buenas relaciones con los británicos una vez fuera de la Unión. Hay otros retos externos igualmente: Donald Trump es uno de ellos, sobre todo cuando vemos el enfoque del Presidente norteamericano en temas como el proteccionismo y las relaciones internacionales. Putin es otro reto, como lo son también el terrorismo y los refugiados.

Creo que el “status quo” no es una opción. Si permanecemos sin hacer nada las fuerzas contrarias a la Unión Europea acabarán fortaleciéndose.”

Euronews:

¿Qué riesgo hay de que esto acabe así?

Moscovici:

“El riesgo es elevado. Hay gente, en mi país sin ir más lejos Marine Le Pen, que quiere sacar a Francia de la Unión Europea y del euro y francamente, una Europa y un euro sin Francia no tendrían ningún sentido. Asi que mi mensaje a los europeistas es el siguiente: no os avergoncéis de ser europeos. Hay que estar orgullosos de ello, orgullosos de lo que hemos construído y de lo que puede hacerse en el futuro.”

Euronews :

Señor Moscovici, muchas gracias por todas estas precisiones. Y gracias también a ustedes por seguirnos. Hasta pronto.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines