El clan Casado

Antonio Ruiz Valdivia
Casado y su equipo en la presentación de avales

Horas de máxima tensión en el Partido Popular. Pablo Casado se recorre toda España buscando los últimos votos de cara al congreso del fin de semana, en el que los 3.082 compromisarios deberán elegir entre él o Soraya Sáenz de Santamaría para suceder a Mariano Rajoy.

Y, mientras, el equipo más cercano a Casado hace rondas de llamadas entre esos delegados. Hasta tres llevan. Les salen las cuentas: dicen tener amarrados unos 2.100, lo que supondría el 68% de los delegados. Se ven ya sentados en las plantas nobles de la calle Génova.

Un equipo formado, como reconocen ellos mismos, para llevar a cabo la "refundación" del Partido Popular. Como director de orquesta (es decir, jefe de campaña), Casado ha situado a su amigo Teodoro García Egea. Este diputado murciano es una de las estrellas emergentes del Partido Popular con tan solo 33 años.

En los últimos años Génova empezó a promocionarlo como una de las caras del PP en los atropellados y mediáticos debates entre políticos en las cadenas de televisión. Avalado por unos excelentes resultados electorales: en las pasadas elecciones del 26-J encabezó la lista por Murcia y logró el 46,74% de votos frente al PSOE, que fue la segunda opción con un 20,29%.

García Egea tiene ese perfil 'casadiano', de pura raza de Nuevas Generaciones y conservador pero con rollo 2.0. Esa generación de treintañeros que adoran a José María Aznar y que han echado en falta durante el 'marianismo' mayor acción política. No les gusta la tecnocracia, son más de presumir de estancias en universidades americanas -en su caso, Maryland-. Esa generación vestida de El Ganso, como su también amigo el presidente de Murcia, Fernando López Miras.

Por cierto: Egea tiene otras cualidades, además de políticas. En 2008, en su ciudad natal de Cieza se proclamó campeón del mundo en la prueba de lanzamiento de hueso de la oliva mollar chafá. Tiró el hueso a 19 metros.

Los apoyos 'vicesecretarios'

En este equipo más...

Sigue leyendo en El HuffPost