El clamor popular llega a Duque que convoca diálogo con las centrales obreras

1 / 3
Colectivos feministas y sociedad civil marchan en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer este lunes, durante el quinto día de protestas contra el gobierno del presidente colombiano, Iván Duque, en Bogotá (Colombia). EFE/ Mauricio Dueñas Castañeda

Bogotá, 25 nov (EFE).- El clamor popular en las calles colombianas por cambios en la política económica y social del Gobierno fue escuchado en su quinto día por el presidente Iván Duque que este lunes convocó a las centrales obreras a una reunión que tendrá lugar mañana.

En la más festiva de las jornadas de protesta contra el Gobierno, miles de personas volvieron a salir a las calles de Bogotá y otras ciudades para juntar su reclamo con la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Las manifestaciones contra la violencia de género congregaron a miles de personas en la capital colombiana, Medellín, Cartagena de Indias y Manizales, entre otras urbes, donde llamaron la atención por el alto número de feminicidios que en lo que va de año asciende 799 casos en el país, según datos del Instituto Nacional de Medicina Legal.

OPORTUNIDAD AL DIÁLOGO

La invitación de Duque a los sindicatos que convocaron el "paro nacional" del pasado jueves, que se convirtió en una constante movilización popular con música y cacerolazos contra el Gobierno, era esperada desde antes de que comenzaran las protestas, pero solo se produjo hoy, en el quinto día de las manifestaciones.

El anuncio lo hizo la ministra de Trabajo, Alicia Arango, quien dijo a periodistas que "mañana se reunirá el presidente con los representantes del paro nacional en una primera reunión" que tendrá lugar en la Casa de Nariño y sobre la cual no se han pronunciado los líderes sindicales.

"Después llegarán otros sectores a reunirse también para expresar cualquier otra inquietud que tienen sobre el cambio que ellos quieren que Colombia haga", añadió la ministra.

LOS MOTIVOS

El "paro nacional" que desembocó en las movilizaciones diarias fue convocado por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), la Confederación General del Trabajo (CGT) y la Confederación de Trabajadores de Colombia (CTC) para manifestar su malestar con el rumbo económico y social del Gobierno.

Los sindicatos rechazan las reformas laboral, tributaria y del régimen de pensiones que aseguran prepara el Gobierno y que este niega, así como un plan de privatizaciones, la falta de compromiso con el acuerdo de paz con las FARC y de medidas contra el asesinato de líderes sociales, entre otras causas.

A ellos se sumaron decenas de organizaciones sociales que hacen reparos a Duque por diferentes temas que abarcan desde la protección del medio ambiente y el fracking hasta reclamos de más inversión en educación.

JORNADA TRANQUILA

Este lunes la gente volvió a las calles en absoluta calma y con música expresó su malestar con el Gobierno en una tarde marcada por la diversidad de los participantes entre los que había grupos de feministas, cristianos, estudiantes, jubilados y de la comunidad LGBTI, lo que muestra el crecimiento del movimiento social.

"Consideramos que no tenemos que permanecer en silencio ante las injusticias, las reformas pensionales, laborales y fiscales que va a adelantar el Gobierno, y el retroceso de garantías sociales y derechos humanos que plantea este Gobierno para los colombianos", dijo a Efe Estela Colmenares, una de las manifestantes.

Entre la multitud sobresalió un grupo de mujeres de la Iglesia Cristiana Evangélica que llevaban carteles con mensajes como "A Jesús también le duele la injusticia", "El señor le da fuerza a su pueblo, el señor lo bendice con paz" o "No podemos tener una relación con Jesucristo ignorando la injusticia de este mundo".

En Bogotá el sitio de concentración fue el Parque Nacional, donde decenas de miles de personas entonaron cánticos y luego continuaron hacia el Hospital San Ignacio para expresar su apoyo a Dilan Cruz, el joven de 18 años herido gravemente en la cabeza el pasado sábado por una bomba aturdidora disparada por el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía en el centro de la ciudad.

DILAN SE AGRAVA

A propósito del joven herido, el hospital informó en un comunicado que "el paciente Dilan Cruz se agravó en las últimas horas y entró en un estado crítico irreversible" por lo cual están "esperando evolución de curso final".

Justamente hoy el chico debía graduarse de bachiller en el colegio público Ricaurte, en el sur de la ciudad, y en la ceremonia lo representó su hermana Denis, quien recibió su diploma.

"Lo que más deseamos en este momento es que él se recupere, no queremos absolutamente nada más, solamente estamos al lado de él, (queremos) que se recupere y lo único que les pedimos es que sigan orando, que lo tengan en sus oraciones porque él va a salir de esto, es un hombre fuerte, un niño inteligente", dijo en un corto pero sentido discurso.

Ovidio Castro Medina