Clúster de automoción urge a definir un proyecto para Nissan antes de julio

Agencia EFE
·4 min de lectura

Barcelona, 14 feb (EFE).- El presidente del Clúster de la Industria de la Automoción de Cataluña (CIAC), Josep Maria Vall, urge a las administraciones a definir cuanto antes, no más tarde del primer semestre del año, el proyecto industrial que sustituirá a Nissan en Barcelona para evitar disparar el desempleo en el sector.

En una entrevista con EFE, Vall se ha mostrado preocupado por cómo puede afectar a la industria de la automoción en Cataluña el lento avance del plan de reindustrialización de Nissan, que cerrará definitivamente sus plantas en Barcelona el 31 de diciembre.

Además de los cerca de 2.500 empleos vinculados de manera directa a los tres centros de la compañía nipona en Barcelona, el presidente del CIAC ha subrayado que muchos más puestos de trabajo de la industria auxiliar están en el aire y podrían perderse si no se concreta con más agilidad el plan de reindustrialización.

"Muchos proveedores continúan aún ahora tímidamente fabricando para Nissan, pero a partir de septiembre ya se habrá producido todo lo posible", ha alertado.

A su juicio, la mesa de industrialización de Nissan, integrada por el Gobierno, la Generalitat, Nissan y los sindicatos, debería concretar en los dos próximos meses cuál es el proyecto alternativo, un plazo que cree que no debería alargarse más allá del primer semestre del año.

"Ojalá pudiéramos tener noticias del nuevo inversor para la Zona Franca en el primer semestre del año. La decisión se hubiera tenido que tomar ya para poder empezar a trabajar. No se implanta una nueva fábrica de la noche al día", ha subrayado.

Si la inversión industrial necesaria llega más tarde, ha advertido, se corre el riesgo de que a final de año no esté operativa y que, por lo tanto, la plantilla de Nissan en Barcelona tenga que ir al paro hasta que pueda volver a ser recolocada.

De momento, sólo ha trascendido que se han puesto sobre la mesa tres posibles proyectos: un centro de baterías para abastecer el mercado europeo de vehículos eléctricos, un hub de electromovilidad integrado por varias empresas y una planta para ensamblar coches eléctricos.

Josep Maria Vall ha recordado que Cataluña "es una de las regiones españolas donde el automóvil tiene un mayor peso", ya que en 2019 se fabricaban entre Seat y Nissan el 20 % del total de vehículos que se producían en España, y ha lamentado que "ahora Nissan dejará lamentablemente de hacerlo".

Tras un 2020 en que la pandemia ha impactado con dureza sobre el sector de la automoción en toda España, el presidente del Clúster catalán de la automoción espera que los fondos de recuperación europeos ayuden a impulsar de nuevo el sector, que afronta retos que ya venían de atrás, como la transición hacia el coche eléctrico y la nueva movilidad.

Así, confía en que estos recursos sean decisivos para conseguir que España albergue una o dos fábricas de baterías eléctricas para garantizar una buena transición hacia el coche eléctrico.

"Si queremos ir hacia el coche eléctrico y no tenemos ninguna planta de baterías, España se verá obligada a comprarlas fuera con el consiguiente coste logístico, que será alto", ha advertido, para señalar a continuación que convendría tener dos fábricas para poder suministrar estos componentes tanto al mercado español como a Europa.

En esta línea, Vall asegura que Cataluña debería hacerse con una de estas plantas "sí o sí", aunque admite que también podría ser aceptable que la fábrica se construyera en algún otro lugar no muy alejado. "600 kilómetros de distancia no supondría un coste logístico importante", ha dicho.

En paralelo, el representante del sector catalán de la automoción insta a las administraciones públicas en España a invertir para mejorar la infraestructura de recarga de los coches eléctricos "en carreteras, gasolineras, ciudades, pueblos y comunidades de vecinos", y a aprobar planes de ayuda para la compra de estos automóviles, bastante más caros aún que los tradicionales.

El CIAC es una asociación sin ánimo de lucro integrada por más de 190 empresas vinculadas al sector de la automoción que busca aumentar su productividad a través de proyectos de éxito.

El sector de la automoción emplea a casi 40.000 personas en Cataluña entre fabricantes de vehículos y la industria auxiliar, representa cerca del 7 % del PIB catalán y exporta más del 65 % de su producción.

(c) Agencia EFE