Ciudades jardín de Bruselas celebran 100 años sin perder su esencia y arraigo

Bruselas, 7 may (EFE).- Las ciudades jardín de Schaarbeek (Bruselas), conocidas por sus pintorescas casas rodeadas de una frondosa vegetación, celebran este fin de semana su primer siglo de vida, con un festival que contará con visitas guiadas, talleres y espectáculos musicales, en los que los habitantes de la zona jugarán un papel fundamental.

Este sábado y domingo, los barrios de Chomé y Terdelt disfrutarán de diferentes actividades gratuitas para empaparse del estilo de vida del distrito y conocer a fondo a sus vecinos, como visitas guiadas en tren, exposiciones con fotografías, planos y documentos históricos del distrito, talleres de reparación de bicicletas, conciertos de jazz y una fiesta final con DJ.

"A la gente le interesa este tipo de urbanismo, porque fue muy único en el periodo de entreguerras. Construir casitas con un mismo arquitecto, un mismo plano y con algo de armonía en la construcción. Parece como el campo, eso es lo pintoresco de este tipo de habitaciones y casas. Hacen una atmósfera de barrio y estamos cerquita de la ciudad”, asegura Anne-Cecile Marechal, del servicio de patrimonio del barrio.

La funcionaria, que también vive en Schaarbeek, explica el por qué de su encanto: "Parece como un pueblo. Es lo que lo hace únicas a las ciudades jardín. Todo el mundo vive cerca de una pequeña placita, con calles con mucha vegetación".

Cuando desde el ayuntamiento de la ciudad les propusieron celebrar los cien años de las ciudades jardín con un festival, Marechal se puso manos a la obra para que los vecinos decidieran.

"La región de Bruselas preguntó a las comunas acerca de organizar algo para el centenario de las ciudades jardín. Hay muchas en Bruselas, sobre todo en la periferia de la ciudad. Aquí en Schaarbeek, en Terdelt, decidimos hacer una gran fiesta con el comité del barrio. También con la comuna y la región, pero sobre todo con los habitantes", cuenta.

Los vecinos siempre han estado muy implicados en la vida en comunidad de su distrito, por lo que a menudo organizan mercadillos de antigüedades o flores y eventos musicales, y, cuando desde la administración del barrio pidió ayuda para organizar el festival, no se lo pensaron.

“Toda la promoción la hicimos con gente del barrio. También los músicos que van a cantar este sábado son casi todos del barrio. Tratamos de hacerlo más que nada con gente de aquí”, dice Marechal.

Annette Depireux es una vecina de 84 años que actuará como embajadora de la zona y explicará a los visitantes cómo es vivir en Schaarbeek, algo por lo que se siente “una absoluta privilegiada”.

"Estoy muy feliz de estar en este barrio. Estoy concienciada de que soy una privilegiada. La casa es mía y espero vivir aquí hasta que me muera", reconoce Depireux, quien ha vivido siempre en la misma casa, a la que ella y su familia pudieron acceder porque sus padres trabajaban en los servicios públicos de la zona.

Más allá de las zonas verdes, el otro gran atractivo de Chomé y Terdelt es su esencia, basada en casas con una estética y un tamaño muy similares y que permite a sus vecinos compartir algo más que un código postal.

Esta estética se ha cuidado mucho a lo largo de los años, hasta el punto de que la administración media para evitar que los vecinos conviertan los jardines delanteros en aparcamientos y pide que los paneles solares que se instalen no queden muy a la vista.

Precisamente, la estética de las fachadas también será protagonista, ya que la administración premiará la fachada más bonita de Chomé, en una fiesta de cumpleaños que pocos barrios pueden vivir.

Alberto Quero

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente