Ciudades italianas desiertas por el coronavirus

Roma amaneció desierta el jueves, con buses fantasma circulando por calles vacías y en la cual sólo se escuchaba el repicar de las campanas de las iglesias y el graznido de las gaviotas. Una estampa que se repetía en multitud de ciudades del país.