Los ciudadanos de Siversk temen la llegada del ejército ruso procedente de Soledar

La situación en Soledar continúa siendo incierta.

El Ministerio de Defensa de Rusia afirma que sus tropas controlan este municipio de la región de Donetsk, mientras que Ucrania insiste en que la lucha continúa.

De confirmarse que Rusia se ha hecho con la ciudad, se trataría de su primera gran victoria desde julio y el inicio de la conquista de Bajmut, su auténtico objetivo en la zona.

A lo largo de los últimos días, el ejército ruso ha evacuado a decenas de civiles procedentes de Soledar y sus alrededores hasta un campamento provisional donde el jueves ya había alrededor de 180 personas.

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, reafirma en que la contienda no ha finalizado.

"Continúa la dura batalla por la región de Donetsk, continúa la batalla por Bajmut y Soledar, por Kreminna, por otras ciudades y pueblos del este de nuestro país. Aunque el enemigo ha concentrado sus mayores fuerzas en esta dirección, nuestras tropas, las Fuerzas Armadas de Ucrania, todas las fuerzas de defensa y seguridad; están defendiendo el Estado".

Siversk teme ser el próximo objetivo de las tropas rusas

Sin gas, electricidad, agua ni Internet, los 1 700 residentes que quedan en la ciudad de Siversk y sus alrededores, según las autoridades locales, apenas conocen las noticias del frente.

Estos afirman que tienen miedo de que su ciudad viva los mismos combates que han habido en la vecina Soledar, que está a solo unos 25 km.

A pesar de los intensos combates que se libran a unas decenas de kilómetros, las autoridades y los voluntarios intentan abastecer a la población de artículos de primera necesidad e incluso realizar obras de reparación en los edificios, según Oleksiy Vorobiov, jefe de la administración militar.

La ayuda incluye estufas, leña, alimentos y generadores. Pero según Oleksiï, a los habitantes "les falta algo más: paz".