Ocho ciudadanos rumanos detenidos y numerosas joyas recuperadas en una operación a raíz de dos denuncias en Lugo

La Policía da por desarticulada una banda organizada asentada en Lugo hace un mes que sustraía joyas de oro en viviendas para venderlas

LUGO, 7 (EUROPA PRESS)

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han detenido a ocho personas de nacionalidad rumana, cuatro varones y cuatro mujeres, en una operación desarrollada a raíz de dos denuncias formuladas en la Comisaría de Lugo por robo de joyas de oro.

Según informa la Comisaría de Lugo, efectivos de la Brigada Provincial de Policía Judicial han dado por concluida la denominada 'Operación Caldereta', en la que se practicaron un total de ocho detenciones.

A mediados del mes del abril dos ciudadanos formularon denuncia en dependencias de la Comisaría de Lugo, donde informaron de que habían sido víctimas de un robo de joyas de oro en sus domicilios.

A raíz de ello los agentes iniciaron una investigación, en el marco de la cual procediendo a la detención de ocho personas el pasado viernes día 4. Además, realizaron cuatro registros.

Además de las joyas que ya habían sido vendidas, tanto en las entradas y registros mencionados como a los propios detenidos en el momento de su detención, así como en algunos establecimientos de Lugo y de la Comunidad Autónoma, se han recuperado, según destaca la Policía, una "importante cantidad" de ellas, cuyo valor, a expensas de investigaciones pendientes de conminar, "es imposible determinar dado el volumen de lo incautado".

ANTECEDENTES

Los detenidos son todos ellos de nacionalidad rumana, cuatro varones y cuatro mujeres, sin antecedentes policiales hasta la fecha, excepto dos de las mujeres, las cuales habían sido detenidas fuera de la demarcación territorial, a finales del mes de marzo, por hechos de similar naturaleza. Los arrestados han sido puestos a disposición de la autoridad judicial, en la mañana de este lunes.

La importancia de esta operación radica, según explica la Policía, fundamentalmente en la eliminación de una banda organizada, asentada en Lugo aproximadamente desde hace un mes, en la que ciudadanos procedentes de los países del Este, se dedicaban a robar joyas de oro en viviendas, para posteriormente venderlas.

PUBLICIDAD