Un ciudadano palestino y un guardia israelí mueren en jornada de violencia

·3 min de lectura

Dos hombres, sospechosos de ser los agresores que mataron a un guardia israelí el viernes por la noche, fueron arrestados el sábado 30 de abril por las fuerzas de seguridad israelíes. La Brigada de los Mártires de Al-Aqsa, una milicia armada, reivindicó el asesinato del joven vigilante en la colonia de Ariel, la más grande ubicada en territorio cisjordano. El viernes un civil palestino de 27 años falleció a manos del Ejército israelí en el pueblo de Azun, en el norte de Cisjordania.

La tensión entre israelíes y palestinos no da tregua y encadena semanas de violencia fatal. El último capítulo sucedió en la noche del viernes, cuando hombres armados a bordo de un automóvil dispararon a quemarropa contra un guardia israelí de 20 años que custodiaba el asentamiento de Ariel, ubicado en Cisjordania.

Según informó el Ejército israelí, dos sospechosos fueron arrestados con sus armas en la aldea palestina de Qarawat Bani Hassan, al noroeste de Ariel.

"Tras una intensa actividad operativa y de inteligencia por parte del Shin Bet (servicio de seguridad interna), la policía especial y las fuerzas militares, dos sospechosos fueron arrestados", dijo la policía en un comunicado el sábado en la noche.

Luego de disparar a quemarropa al guardia, los militantes palestinos habían escapado del lugar. La víctima aún estaba con vida cuando llegó el servicio de emergencias israelí, pero falleció a causa de su estado crítico.

El grupo denominado Brigada de los Mártires de Al-Aqsa, una de las principales entidades militantes en suelo cisjordano, se adjudicó la responsabilidad del hecho. Este, junto al crimen contra un palestino, le pusieron el punto final al último viernes del Ramadán marcado por los incidentes violentos.

Como respuesta, el Ejército de Israel realizó operativos de arresto y confiscó armas en Bruqin, el campo de refugiados de Balata, y aumentó su presencia en la comunidad de Salfi.

La Brigada de los Mártires de Al-Aqsa, asociada al grupo oficialista Fatah del presidente de Palestina, Mahmud Abbas, tildó el ataque mortal al guardia de “heroica operación” en “respuesta a las violaciones cometidas por el gobierno de ocupación en Jerusalén”.

El grupo islamista Hamás, que gobierna de facto en Gaza, también aplaudió el atentado.

Un joven de 27 años muere por munición real del Ejército israelí

Horas más tarde, el Ejército israelí mató a un palestino en enfrentamientos en Cisjordania con impactos de bala en el corazón, después de que las fuerzas israelíes entraran en el pueblo de Azun, según informó el Ministerio de Sanidad Palestino.

El fallecido fue un joven de 27 años identificado como Yayhia Ali Odwan.

Según la versión israelí, las tropas "realizaron actividades antiterroristas" en Azun. Aseguraron que durante la operación, "varios sospechosos arrojaron cócteles molotov a los soldados", por lo que estos respondieron con munición real.

Ola de violencia en las últimas semanas

El viernes estuvo cargado de una ola sangrienta. Al mediodía, 42 personas sufrieron laceraciones –según la Media Luna Roja Palestina- por un enfrentamiento entre fieles musulmanes y la policía israelí en la Explanada de las Mezquitas, sede de múltiples incidentes en la última semana. Las oraciones de la tarde se desarrollaron con normalidad. En total son alrededor de 300 los heridos palestinos en estas dos semanas.

La ola de violencia entre Israel y Cisjordania inició el 22 de marzo pasado por atentados en la ciudad de Tel Aviv. Desde esa fecha, 15 personas murieron en ataques llevados a cabo por militantes palestinos.

De acuerdo a Naciones Unidas, las fuerzas israelíes han matado al menos a 40 palestinos desde febrero.

Con EFE y AFP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente