Ciudad de México abre su primer teleférico en una zona densamente poblada

·4 min de lectura

Ciudad de México, 11 jul (EFE).- La Ciudad de México abrió este domingo al público la línea 1 del Cablebús, su primer teleférico, que conectará varias zonas humildes en una parte del norte de la capital y busca ser un sistema de transporte seguro y eficiente en un zona densamente poblada.

El billete del teleférico, que según estimaciones oficiales transportará a 144.000 usuarios al día, costará siete pesos (unos 35 centavos de dólar) y el proyecto representó una inversión para el Gobierno capitalino de 2.925 millones de pesos (147 millones de dólares).

Además, reducirá el tiempo de traslado, en una de las zonas más desfavorecidas de la capital, de 90 a 33 minutos, desde la zona de Cuautepec hasta la estación del metro Indios Verdes de la línea 3, uno de los principales puntos de interconexión del transporte público del norte de la ciudad.

"El Cablebús reduce desigualdades y promueve justicia porque se invierte en donde históricamente no se había invertido (...) es un sueño cumplido para los habitantes de Cuautepec", dijo en su apertura la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum.

"Además, no sólo es una forma de transporte eficiente, digna, moderna y ecológica sino que es también un proyecto social porque dignifica y recupera el orgullo y hace de la zona uno de los mejores lugares para vivir en la Ciudad de México", agregó.

El 4 de marzo de 2021 la alcaldesa ya había inaugurado dos estaciones y este día concretó la apertura oficial al público con un viaje en compañía de una familia habitante de la zona.

Construido en la alcaldía Gustavo A. Madero, el sistema, impulsado por electricidad, tiene una extensión 9,2 kilómetros, seis estaciones, 62 torres, con 377 cabinas (góndolas), con capacidad de 10 personas, y ofrece una conexión con la línea 3 de metro y la línea 1 de Metrobús.

SOLUCIÓN PARA LA ZONA

Proyectado como una solución a la saturación al transporte público terrestre en la zona, el Cablebús llega como una ayuda para agilizar la movilidad de los habitantes en una de las zonas de alta densidad poblacional.

"Aquí es muy difícil salir para Indios Verdes, los camiones de transporte bajan muy llenos y a las 5 o 6 de la mañana es imposible abordar uno para trasladarnos al metro", contó a Efe María Juárez, una mujer jubilada que prácticamente toda su vida laboral batalló para trasladarse.

"Espero que esto ayude, que sirva y haya un desahogo, el objetivo es salir aquí y tener esto (Cablebús) ya es una ventaja", añadió.

En el mismo sentido fue la opinión de Carlos Delgado, quien señaló como "una gran ventaja" el nuevo sistema ante el tráfico vehicular de todos los días.

El hombre contó a Efe que es débil visual y el nuevo sistema de transporte le ayudará a moverse "más rápido" a su lugar de trabajo y aunque viaja por las alturas no consideró tener temor por abordarlo.

"El miedo es necesario toda la vida, pero tenemos más miedo de andar en el transporte público y en los taxis y que nos asalten, tal vez el miedo es porque es un sistema que nunca hemos utilizado, porque esto es nuevo para nosotros", expuso.

Para Francisco Camacho el teleférico es "una gran idea a favor del pueblo, de la gente, tenemos poco acceso a transporte y ahora tendremos una mejor movilidad".

"Es un cambio de vida, es muy complicado llegar a conectar con el metro, nos ocupaba más de una hora en llegar y ahora lo haremos en menos tiempo. El precio es accesible y es preferible pagar un extra que ser asaltado en los camiones de transporte", señaló.

MENOS CONTAMINACIÓN

El sistema, bajo construcción de la empresa suiza Doppelmayr, se apuntó como una alternativa mucho menos contaminante para una zona de la capital que, sobre todo por las mañanas, sufre un enorme tráfico vehicular que obliga a las personas a descender del transporte y caminar el último kilómetro, o poco más, para llegar al metro y arribar a su trabajo.

Por ahora, debido a la pandemia, el Cablebús, que tiene una capacidad para hasta 10 personas por cabina, únicamente recibirá a seis personas.

Las estaciones y cabinas cuentan con conexión a internet y entre otras medidas de seguridad están: cable con protección contra rayos, motores de emergencia en todas las estaciones y monitoreo del cable las 24 horas, además de seguridad y auxilio tanto para abordarlo como en su descenso.

Tras la apertura al público de la línea 1 del Cablebús, el Gobierno de la capital tiene programado el arranque de la línea 2 Constitución de 1917-Santa Martha, en Iztapalapa, el 24 de julio.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente