La ciudad alemana de Erfurt celebra el retorno de su mural de Josep Renau

1 / 3
EFE/EPA/FILIP SINGER

Erfurt (Alemania), 3 dic (EFE).- La ciudad alemana de Erfurt ha celebrado este martes con una fiesta popular el regreso a su ubicación original de la última obra de Josep Renau (1907-1982), el mural "El hombre, la naturaleza y la técnica", tras cuatro años de planificación y trabajos de restauración.

El mosaico exterior, de 7x30 metros, cuya ejecución comenzó en 1980, fue completado tras la muerte de Renau por el colectivo de artistas con el que el cartelista, fotomontador y muralista valenciano había trabajado en el diseño del mismo y presentado en 1984 con motivo de la inauguración del centro de cultura y ocio para el que había sido proyectado.

Más de dos décadas después, cuando sobre el centro de cultura, ubicado en la plaza Moskauer Platz, pesaba la amenaza de demolición, vecinos, exalumnos y compañeros de Renau y expertos en patrimonio sacaron adelante una iniciativa por la que la obra fue declarada monumento de interés histórico.

La obra, cuyos 70 000 azulejos fueron convenientemente desmontados en 2009 por partes y almacenados en contenedores para su restauración, sobrevivió así a la demolición definitiva del centro cultural en 2013.

UNA OBRA ALMACENADA CUYO DESTINO ERA INCIERTO

Durante varios años, el destino del mural almacenado era incierto, hasta que en 2016, la Fundación Wüstenrot y las autoridades locales decidieron hacerse cargo de la obra.

El mural muestra de izquierda a derecha abundante vegetación y un par de manos abiertas, una de las cuales sostiene una manzana partida y la otra, un poliedro policromático.

Sobre las manos abiertas unos círculos con una cruz y una flecha aluden al principio de lo masculino y lo femenino.

En el lado derecho del mural se ven figuras organizadas como si se tratara de la mesa de un arquitecto o un planificador urbanístico: cuerpos arquitectónicos, trazados de calles, un compás y árboles deshojados y en tonos otoñales.

En una rueda de prensa, Philip Kurz, gerente de la Fundación Wüstenrot, ha destacado que el mural "no tiene una carga ideológica" y no es una obra que pretenda mostrar "las virtudes del socialismo".

Según ha dicho en declaraciones a Efe el consejero de Cultura de la embajada de España, Juan Manuel Vilaplana, la obra se caracteriza por "expresar el espíritu de su tiempo, las ideologías del siglo XX, desde las utopías al totalitarismo", pero también "por un profundo humanismo", lo que hace que la obra de Renau "siga teniendo la actualidad que podemos comprobar".

APOYO PARA LA RECUPERACIÓN DEL PATRIMONIO EN EL ESTE DE ALEMANIA

La Fundación Wüstenrot apoya a través de diversos proyectos la investigación y conservación del patrimonio cultural en Alemania, en particular el de la extinta República Democrática Alemana (RDA).

En ese sentido, Kurz recuerda que el 40 % de la obra arquitectónica de la RDA ha desaparecido.

El alcalde del distrito en el que se encuentra la Moskauer Platz, Torsten Hass, califica el retorno de la obra a su lugar original de "gran momento" y ha subrayado que el barrio, con sus alrededor de 8000 vecinos, recupera "una parte de su identidad".

Kurz señala que España habría heredado con gusto este mural si la ciudad de Erfurt no hubiera puesto todo su empeño en conservarla.

En ese sentido, ha añadido que el arte arquitectónico pertenece al lugar para el que fue concebido, y que por lo tanto el mural debía retornar a la Moskauer Platz.

Según Vilaplana, recuperar este mural "supone un importante paso para la preservación del patrimonio de la ciudad" en particular de la RDA.

UN EJEMPLO DEL ARTE DE ESPAÑOLES EXILIADOS TRAS LA GUERRA CIVIL

También lo es para España, "para la preservación de un importante exponente del arte realizado por intelectuales y artistas españoles exiliados tras la guerra civil", ha agregado.

Para el responsable de Cultura de Erfurt, Tobias Knoblich, el regreso de la obra de Renau a su ubicación original ha sido "un camino largo y relativamente pedregoso".

Destaca el hecho de que los ciudadanos se identifiquen con una obra que consideran suya, en particular en un vecindario como el de la Moskauer Platz, con viviendas de tipo prefabricado, y subraya el logro de que "aquí el arte desempeñe una gran función".

Señala, además, que con la recuperación del mural, ya no en una fachada, sino sobre una estructura autónoma, la ciudad de Erfurt se ha convertido en "pionera del reconocimiento del valor del arte de la RDA en el espacio público".

El coste de la conservación y restauración del mural asciende a 815 000 euros, de los cuales la Fundación Wüstenrot ha asumido 675 000, la ciudad de Erfurt, 100 000, y el estado federado de Turingia, de la que es capital, 40 000.

Renau, director general de Bellas Artes del Ministerio de Instrucción Pública durante la República, alcanzó fama internacional con su participación en la organización del Pabellón Español en la Exposición Universal de París de 1937.

En 1939 huyó vía Francia a México, donde vivió exiliado hasta 1958, cuando se trasladó a la RDA, donde se estableció y murió en 1982 a los 75 años como una de las figuras más destacadas del exilio republicano.

Por Elena Garuz