La cita Moreno-Trump, un reflejo de la mejora de unas relaciones antes tensas

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno. EFE/Esteban Biba/Archivo

Quito, 8 feb (EFE).- La reunión entre los presidentes de Ecuador, Lenín Moreno, y de Estados Unidos, Donald Tramp, prevista para el próximo miércoles, en Washington, es un reflejo de la mejora de las relaciones bilaterales que, durante una década, atravesaron momentos de alta tensión.

El encuentro ocurrirá luego de casi veinte años de una cita similar protagonizada, en 2003, por los entonces gobernantes Lucio Gutiérrrez y George W. Bush, recordó este sábado el canciller ecuatoriano, José Valencia, en una rueda de prensa.

La cita "es la culminación del renacimiento y el reforzamiento de la relación de nuestro país con un importante socio económico, comercial, de relaciones de distinta índole, como lo es EE.UU.", dijo Valencia a una consulta de Efe sobre el significado del próximo encuentro en Washington.

Y apuntó que "se marca un gran contraste" con la Administración anterior, liderada por Rafael Correa, seguidor del llamado Socialismo del Siglo XXI, que gobernó entre 2007 y 2017.

En esa época, por las orientaciones de la política exterior, hubo un "grave deterioro de una relación con un país de particular importancia para el nuestro en cuanto a su relacionamiento, a sus intereses de gestión internacional", anotó.

El titular de la diplomacia ecuatoriana consideró que, a partir de la próxima cita presidencial, se concretarán "de una manera más adecuada" las oportunidades de trabajo conjunto y de cooperación.

MORENO, PUNTO DE INFLEXIÓN

La llegada de Moreno al poder en mayo de 2017 marcó un punto de inflexión en las relaciones entre Ecuador y EE.UU., así como un acercamiento del país suramericano con los organismos internacionales de crédito, como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), duramente criticados por Correa.

Precisamente en este viaje, Moreno se reunirá con David Malpass, presidente del BM, un organismo clave en el proceso de créditos internacionales que requiere el país para afrontar sus problemas financieros.

Tras una serie de visitas bilaterales de alto nivel en los últimos meses, el encuentro presidencial resulta un "hecho fundamental", según el analista político Santiago Basabe.

"Esto da cuenta de que el acercamiento con Estados Unidos va en buen ritmo, va bien en la mayor parte de los temas. Eso es bueno para el país, siempre y cuando se lo asuma con las debidas precauciones", dijo el analista a Efe.

Puntualizó que el hecho de tener una buena relación con EE.UU. "no debe implicar, de ninguna manera, que la política del país esté subordinada a la política norteamericana".

"Sí al acercamiento, a la cooperación del Gobierno de los Estados Unidos en diferentes campos, pero eso sin dejar de lado, espero, la capacidad del Gobierno y la Cancillería ecuatorianos para pensar por nosotros mismos, en los intereses nuestros, y en lo que se podría compartir en términos de intereses con Estados Unidos", añadió.

Tras hablar de un cambio "absoluto, de 180 grados", Basabe señaló que la relación de ahora entre Ecuador y EE.UU., marca el giro ideológico más importante entre Moreno y Correa, exaliados políticos.

AMPLIA AGENDA

El canciller ecuatoriano destacó la espectativa por los "positivos resultados" que esperan de la visita que se concretará -según dijo- tras una invitación del gobernante estadounidense.

Junto con Moreno viajarán su canciller y los ministros de Economía, Richard Martínez; de Defensa, Oswaldo Jarrín; de Gobierno, María Paula Romo; de Producción, Comercio Exterior e Inversiones, Iván Ontaneda, y de Agricultura, Xavier Lazo, así como el secretario general del Gabinete de Presidencia, Juan Sebastián Roldán.

En su visita a Estados Unidos -que se extenderá hasta el viernes- Moreno abordará, entre otros, asuntos relacionados con cooperación para el desarrollo, comercio e inversiones, entre las dos naciones, embarcadas también en la lucha contra la corrupción y el narcotráfico.

Sin entrar en detalles, el canciller apuntó que "indudablemente" se hablará sobre el tema del acuerdo comercial entre ambas naciones.

"Hemos podido encontrar en Estados Unidos una apertura, una atención, una comprensión hacia las aspiraciones y requerimientos de nuestro país en temas económico-comerciales", subrayó.

Moreno también se reunirá en Washington con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, a quien ha ofrecido su apoyo para la reelección en el cargo, puesto que también busca la excanciller de Moreno, María Fernanda Espinosa.

Estados Unidos es el principal socio comercial de Ecuador y uno de los principales destinos de miles de ecuatorianos que migraron en 1999 en busca de mejores condiciones de vida en el extranjero en momentos en que Ecuador vivía una de las peores crisis financieras de su historia.