Un CIS previo al 10N daba al PSOE el doble de voto directo que al PP

Debate electoral que tuvo en el Pabellón de Cristal de la Casa de Campo de Madrid. EFE/Juan Carlos Hidalgo/Archivo

Madrid, 28 nov (EFE).- El barómetro del CIS de noviembre, cuyo trabajo de campo se llevó a cabo días antes del 10N, otorgaba al PSOE un 22,9 por ciento en voto directo, el doble que al PP, que se quedaba en el 11,6 por ciento, muy por debajo de los resultados reales que obtuvo en los comicios.

La encuesta, elaborada entre el 28 de octubre y el 9 de noviembre, justo la víspera de las elecciones, no cuenta con estimación de voto ni de escaños, por lo que no es comparable con los dos anteriores estudios.

Así pues, el CIS que dirige José Félix Tezanos solo refleja este mes la respuesta espontánea de los ciudadanos al ser preguntados a qué partido piensan votar, pero no cuenta con la llamada "cocina" que estima resultados y reparto de escaños.

Según esos datos, el PSOE se quedó con el 22,9 por ciento en intención directa, tres puntos más que en la macroencuesta preelectoral que se difundió aquellos mismos días previos a los comicios y que le daba un máximo de 150 escaños, 30 más de los que realmente obtuvo, con un 28 por ciento de los votos reales.

Por contra, el PP tendría, según este barómetro, el 11,6 por ciento en intención de voto, cuando en las elecciones obtuvo el 20,82 por ciento de los sufragios reales.

Fenómeno similar al que ocurre con Vox, tercer partido de ámbito nacional que, según la encuesta, conseguía la mitad de porcentaje de voto que lo que en realidad logró el 10N: del 7,3 del CIS al 15,09 de los comicios.

Por su parte, Unidas Podemos y las confluencias sumaban el 9,3 por ciento en intención de voto frente al 12,84 que obtuvo el 10N.

Ciudadanos, el gran perdedor de los comicios, tenía según el CIS una intención de voto del 5 por ciento, incluso por debajo del 6,79 por ciento de voto real en las elecciones.

Más País y Compromís se quedaban en el 1,7 de voto directo, algo menos que el 2,4 que consiguió en las urnas.

Entre los nacionalistas catalanes, el CIS daba a ERC el 3,1 por ciento, ligeramente por debajo del 3,61 del 10N mientras que JxCat quedaba muy infrarrepresentado, ya que según el barómetro tenía el 1 por ciento de voto directo y se alzó con el 2,19 de los sufragios.