Cinco momentos especiales de la visita del papa a Tailandia

Por Joe FREEMAN and Dene-Hern CHEN
1 / 3
El papa Francisco acompañado por su prima Ana Rosa, encuentra al gran patriarca de Tailandia, Somdej Phra Muneewong, en el templo budista Wat Ratchabophit, en Bangkok el 21 de noviembre de 2019

La visita del papa a Tailandia ha estado marcada por varios momentos especiales, desde encuentros familiares hasta actos en calcetines.

- Encuentros familiares -

Cuando bajó del avión, el papa Francisco fue recibido por una invitada especial: su prima, Sor Ana Rosa Sivori, una misionera instalada en Tailandia desde hace más de 50 años.

Durante toda la visita se mantuvo a su lado, incluso durante su entrevista privada con el rey Rama X. Sor Ana Rosa siempre se dirigió al papa llamándole simplemente "Jorge", su nombre de pila.

La religiosa, de 77 años, dirige una escuela católica de chicas y habla tailandés.

- Calcetines -

El jueves, el papa visitó un templo budista muy importante para encontrarse con una de las máximas autoridades religiosas de Tailandia, Somdej Phra Maha Muneewong.

Antes de entrar en el lugar sagrado, Francisco se quitó los zapatos y avanzó en calcetines negros hasta el lugar del encuentro, acompañado por cardenales en calcetines rojos.

El gesto de Francisco fue elogiado en las redes sociales.

Su anfitrión budista estaba descalzo, vestido a la manera tradicional, con una túnica ocre que deja un hombro descubierto.

- Coral interreligiosa -

Budistas, musulmanes, hindúes y sijes se unieron a católicos el viernes para un encuentro interreligioso en una universidad.

Después, cantantes cristianos formaron una coral con jóvenes musulmanes del sur de Tailandia, donde un conflicto separatista ha dejado 7.000 muertos desde 2004. Juntos interpretaron dos canciones compuestas para el papa.

- Casullas de seda tailandesa -

En las dos misas que el papa celebró en Bangkok lució dos casullas de seda, una roja y otra amarilla.

Cada una tenía adornos de inspiración tailandesa, concretamente un "kanok" bordado con hilos de oro, el símbolo tailandés presente en palacios y muebles u obras de arte del país asiático.

Las casullas fueron fabricadas en un convento de Bangkok al igual que las 200 destinadas a cardenales y obispos presentes.

"Estoy feliz de ver que nuestro convento fue elegido para hacer este trabajo que nos honra", resumió a la AFP la hermana Sukanya, que supervisó la confección.

- Coloridos bailes tradicionales -

La misa al aire libre del papa en el estadio nacional de Bangkok el jueves por la noche fue clausurada con un espectáculo musical protagonizado por varios centenares de estudiantes vestidos con trajes tradicionales.

Ante un papa visiblemente cansado, bailarinas con paraguas multicolores y artistas enmascarados con sombreros de paja se sucedieron en el escenario.

Una cadena humana, representando el "Phaya Naga", criatura del folclore tailandés que representa una serpiente, acompañó a los bailarines .