CIJ otorga a Somalia la mayor parte de una zona marítima reivindicada por Kenia

·2 min de lectura

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) concedió a Somalia la soberanía de buena parte de una zona marítima del océano Índico, muy rica en peces y potencialmente en hidrocarburos, que también era reivindicada por Kenia.

La CIJ, la mayor instancia judicial de la ONU, decidió que "no había una frontera marítima pactada" y trazó una nueva línea fronteriza, satisfactoria para los intereses de Somalia.

Kenia conserva una parte de la zona marítima disputada por ambos países, con una extensión de 100.000 km2.

Con esta decisión, se pone punto final al proceso iniciado en 2014 por Mogadiscio y que había alterado las relaciones ya de por sí convulsas entre estos dos países vecinos del África Oriental.

El presidente de Somalia, Mohamed Abdullahi Mohamed, conocido como 'Farmajo', pidió el martes 12 de octubre por la noche a Kenia que "respete el derecho internacional" y renuncie "a sus ambiciones", durante un discurso televisivo.

'Farmajo', que presentó esta disputa marítima como "el epicentro" de las tensiones, defendió que la decisión de la CIJ representa "una oportunidad para reforzar las relaciones entre los dos países y la colaboración entre pueblos vecinos".

Las autoridades kenianas no reaccionaron.

Kenia, antes de esta sentencia, había acusado a la CIJ de parcialidad y había dicho que no reconocía las competencias del tribunal, creado en 1946 para resolver los diferendos entre Estados miembros.

Las decisiones de la CIJ deben ser respetadas por los países de la ONU y no se puede recurrir, pero sus magistrados no disponen de los medios coercitivos necesarios para exigir su cumplimiento.

Un conflicto fronterizo atravesado por la riqueza de los recursos naturales

Nairobi y Mogadiscio discrepan desde hace años sobre el trazado de su frontera marítima.

Ambos reivindican el control de una extensa zona marítima, donde pueden haber reservas de petróleo y gas.

Situada al este de Kenia, Somalia defiende que su frontera marítima debe establecerse en prolongación de su frontera terrestre, en dirección hacia el sudeste.

En cambio, Kenia considera que la frontera marítima debe trazarse en línea recta hacia el este, lo que le daría un territorio marítimo mucho más extenso.

La CIJ decidió una delimitación fronteriza muy parecida a lo pedido por Mogadiscio.

El tribunal "considera que la línea establecida como frontera marítima (...) permite alcanzar una solución equitativa", afirmó Joan Donoghue, presidente y juez de la CIJ.

En 2009, Kenia y Somalia acordaron resolver sus discrepancias a través de una negociación bilateral, pero esta no fructificó.

Entonces, Somalia decidió llevar el caso en 2014 ante la mayor instancia judicial de la ONU.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente