Ciertos microplásticos afectan a la calidad del esperma de perros y humanos

Ciertos microplásticos afectan a la calidad del esperma de perros y humanos

Según un estudio reciente, deberíamos empezar a preocuparnos por el futuro de los perros. Al menos, de los perros domésticos: la calidad de su esperma cada vez es menor. Y lo que resulta más preocupante, el de los humanos también, y por los mismos motivos.

El estudio se ha centrado principalmente en el efecto de dos sustancias con las que, por desgracia, convivimos a diario. El primero es el dietilhexil ftalato (DEHP por sus siglas en inglés) y el segundo el PCB153, ambos se pueden considerar microplásticos. El problema es que uno es moderno y el otro es un producto antiguo.

[Te puede interesar: El cambio climático puede producir infertilidad]

Antiguo hasta el punto de que ya no se fabrica. El PCB153, así como otros PCBs, dejó de fabricarse precisamente porque distintos estudios demostraron su efecto nocivo sobre la salud: actúa como disruptor endocrino, provoca daños en el hígado, e incluso se relaciona con el desarrollo de cánceres.

Pero aún así, sigue presente en muchos hogares. Y su efecto es bioacumulativo, lo que quiere decir que los seres vivos lo absorbemos, pero no somos capaces de metabolizarlo. Por lo tanto, se acumula en los tejidos, amplificando el daño que causa.

En el caso del semen, falta de motilidad y espermatozoides vagos. Es decir, gametos con defectos que les dificultan nadar, o que simplemente no se desarrollan lo suficiente como para hacerlo de manera eficaz, lo que se traduce directamente en una fertilidad reducida.

Lo de que afecte a perros también es mucho más relevante de lo que parece. Si los factores principales son de tipo ambiental, afectarán a organismos similares. Y entre perros y humanos hay más parecidos que diferencias.

[Te puede interesar: Los espermatozoides viejos producen descendencia más sana]

¿Tan grave es la situación? Sí y no. No si sólo miramos el último estudio, porque se ha realizado sobre un número muy bajo de individuos – nueve hombres y once perros – lo que no permite deducir causas y efectos, sólo correlaciones.

Pero visto en global, el problema del esperma, tanto de humanos como de perros, es preocupante. Hay diversos estudios – por ejemplo, en este artículo se hace una recopilación de datos y evidencias – que demuestran que la calidad del esperma va en caída en casi todos los lugares del planeta, o al menos en todos los estudiados.

Los microplásticos son el último factor de una larga lista. Desde el consumo de tabaco, alcohol y otras drogas recreativas hasta el abuso de medicamentos, pasando por el estrés de la vida moderna, contribuyen a que el esperma tanto de perros como de humanos sea cada vez de menor calidad.

Tal vez no debamos alarmarnos, pero sí estar atentos e informados. Y comenzar a pensar qué podemos hacer para no tener que preocuparnos en un futuro cercano.