Escándalo en Italia tras cerrar la planta de un hospital público para el parto de una famosa

·3 min de lectura

Entre la lluvia de enhorabuenas, felicitaciones y los mejores deseos para la celebrity Belén Rodríguez y su recién nacida, Luna, se han colado las críticas a la decisión de cerrar toda una planta de un hospital público italiano para darles privacidad. Los sindicados han cuestionado la medida tomada y aprovechado para reclamar mejoras en las condiciones de los sanitarios de la plantilla de este hospital de Padua situado ahora en el centro de la polémica.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

El pasado 12 de julio, y tras haber sido vista en días previos visitando el hospital de Padua, esa famosa argentina con más de 10 millones de seguidores en Instagram se puso de parto prematuramente. Ella misma compartió la noticia en redes sociales. Poco después se ha sabido, como publican medios italianos como Il Mattino y La Repubblica, que en ese momento se tomó la decisión de cerrar toda la planta para proteger la intimidad de la parturienta y de su familia. La noticia ha llegado a oídos de los sindicatos y estos han cuestionado su pertinencia.

“Una organización ad hoc no justificada en una instalación pública”, denuncian. Desde el sindicato FP CGIL, Alessandra Boots ha confirmado a Il Mattino que, efectivamente, habían recibido informaciones que aseguraban que habían tenido que organizarse de una manera especial en el hospital para, literalmente, “proteger la privacidad de una celebridad que eligió Padua para dar a luz”. Sobre qué se hizo exactamente en este sentido, precisaba que “tenemos entendido que se ha cerrado y reorganizado un ala del tercer piso, donde estuvo hospitalizada Belén”.

Boots incidía en el hecho de que esto se ha producido en un “hospital público, donde el personal se ha visto obligado a emplear energías en reorganizar toda una planta así como para contener la presencia de paparazzi”. Un esfuerzo encaminado, añadía, a dar respuesta a “necesidades puntuales injustificables”. También ha trascendido que los empleados fueron informados del asunto y que se colgó un cartel avisando de que los botones del tercer piso del ascensor quedaban desactivados.

Otros sindicatos como Cisl y Uil también se han pronunciado haciendo costar la paradoja de que una famosa de la talla de la aludida elija un hospital público para dar a luz y este tenga uno de los sueldos más bajos para los sanitarios de la región. Luigi Spada, de Uil FPL, explicaba que ahora que son “un hospital VIP (…) ha llegado el momento de aumentar los salarios de los trabajadores que contribuyen a crear esta excelencia. Esta mano de obra excepcional hay que reconocerla, no puede ser la peor pagada de toda Italia”.

Fabio Turato, de FP Cisl, insistía en esta queja para Il Mattino llamando a no perder el foco de lo importante. “Creo que, más allá de todo, el hecho de que Belén haya venido a dar a luz aquí es positivo ya que coloca al hospital de Padua en las noticias nacionales por un servicio de alta calidad. Sin embargo, no debemos olvidar que esta gran calidad está ligada a salarios muy bajos”.

En España se vivió una polémica similar en julio de 2018 cuando Irene Montero dio a luz, también prematuramente como Belén Rodríguez, a sus dos hijos mayores. Entonces se dijo que el Hospital Gregorio Marañón había cerrado una planta. Sin embargo, a diferencia de ocurrido estos días en Italia, aquella información resultó ser un bulo.

EN VÍDEO | La entrenadora que ha puesto en forma a las mamás más famosas

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente