Cientos de mujeres demandan al sistema de salud británico por unos dolorosos implantes vaginales

Los implantes de malla vaginal se utilizan para tratar el prolapso de los órganos pélvicos y la incontinencia después del parto. [Foto: BBC]

Más de 800 mujeres se están preparando para demandar al Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (NHS) y los fabricantes de implantes de malla vaginal por sufrir dolor intenso y constante.

Las mallas de plástico se usan para tratar la incontinencia después del parto así como el prolapso de los órganos pélvicos incluyendo la vagina, el útero, el intestino y la vejiga.

Entre abril de 2007 y marzo de 2015, más de 92.000 mujeres en Inglaterra tenían colocados implantes de malla vaginal, según datos del NHS. Esas mismas estadísticas reflejan que alrededor de una de cada once mujeres han reportado problemas.

Una mujer le contó a la BBC cómo “la malla se había abierto camino como si fuera un alambre cortador de queso”, causándole tanto dolor que tuvo que luchar mucho para poder ocuparse de sus niños.

Kate Langley contó que la ingresaron en el hospital 53 veces para intentar detener el dolor pero le dijeron que no podían retirar el implante de malla por completo porque estaba demasiado cerca de un nervio.

Esta historia se repite en muchas otras mujeres, quienes afirman que no se les advirtió acerca de las complicaciones potenciales y el carácter permanente del procedimiento.

Varias mujeres cuentan sus horribles experiencias. [Foto: Twitter/MeshCampaign]

Kath Sansom comenzó a padecer “dolor en las piernas y en la ingle” después de haberse sometido a la operación en 2015. Cuando se dio cuenta de que no era la única, creó la campaña “Tirar la Malla” para aumentar la conciencia sobre los dramáticos riesgos del procedimiento de apenas 20 minutos.

El grupo de Facebook de Kath ahora cuenta con más de 1.300 miembros que comparten sus historias. “De la mañana a la noche me convertí en una madre de adolescentes en forma, que practicaba boxeo dos veces por semana, salto de altura desde el trampolín, natación, ciclismo de montaña y baile a un cachivache físico que solo podía pasear a su perro por el parque”, confesó.

“Al menos la mitad de las mujeres de mi campaña han perdido su vida sexual debido a que la malla ha cortado o inflamado el tejido sensible. Es demasiado doloroso tener relaciones íntimas. Todo debido a una operación que supuestamente debía mejorar tu calidad de vida”.

Otra mujer, Claire Cooper, reveló que le extirparon el útero pues los médicos creían que era la fuente de su dolor. Al ver que su dolor continuaba, pensó en suicidarse.

“Esta cosa ha roto mi matrimonio. Mi marido y yo no tenemos relaciones sexuales desde hace cuatro años y medio. No me sorprendería que algunas mujeres con lesiones causadas por la malla se hubieran quitado la vida sin saber cuál era la causa del problema”, comentó.

Una de cada once mujeres experimenta un dolor intenso debido a las mallas de plástico. [Foto: Getty]

La Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA) afirma que los implantes son seguros y eficaces para la mayoría de las mujeres, pero “simpatizan” con quienes están sufriendo.

Aunque los implantes de malla se utilizan con éxito en otras áreas del cuerpo, las partes de plástico parecen reaccionar de manera diferente cuando se insertan en el abdomen.

Esto puede provocar que la malla corte el cuerpo, causando en la mujer un dolor abdominal y vaginal severo. A algunas mujeres también les han dicho que nunca más podrán tener relaciones sexuales.

Solo dos médicos están capacitados para retirar las mallas ya que se trata de un procedimiento extremadamente complicado. Uno de ellos, el Dr. Sohier Elneil, le contó a la BBC algunos de los efectos secundarios que ha podido apreciar.

“Las pacientes sufren una discapacidad tan severa que muchas de ellas tienen que caminar usando muletas o están en silla de ruedas. En los casos más dramáticos, ni siquiera pueden cuidar de sus familias”, explicó.

El Dr. Sohier Elneil es uno de los dos médicos capacitados para retirar los implantes [Foto: BBC]

Jackie Dee, de Irlanda del Norte, ha sido una de las pocas mujeres a quienes se le ha podido retirar con éxito el implante. Se lo colocaron en 2005 pero empezó a experimentar dolor en las caderas y piernas, así como psoriasis en el cuero cabelludo, orejas y uñas.

“Finalmente establecí la conexión con la malla, a pesar de que me dijeron que el procedimiento no tendría complicaciones”, le contó Jackie a Yahoo Vida y Estilo, UK. “Mi ginecólogo nunca aceptó que podría ser la malla y se limitó a remitirme a un especialista en la columna vertebral”.

“Solicité que me remitieran a Inglaterra porque sabía que allí había un par de cirujanos que tenían experiencia retirando las mallas”, explicó. “Me pusieron en una lista de espera del NHS, pero sabía que no llegaría a ninguna parte pues otras mujeres no estaban recibiendo el tratamiento adecuado para las complicaciones que acarreaba la malla”.

Llegada a ese punto, Jackie “luchaba por caminar” e incluso sentía dolor cuando estaba sentada. Hace cinco semanas le quitaron el implante en Oxford. “Pedí el dinero prestado porque no podía soportar vivir otro año más así. Tengo 48 años pero sentí que era como de 98”, afirmó.

“Para ser sincera, fui una de las más afortunadas. La malla tuvo un efecto muy dañino en mi vida pero no minó mis órganos internos, como les ha pasado a otras mujeres. La habían colocado demasiado arriba y el plástico se había encogido. Mi psoriasis desapareció una semana después de la remoción y el dolor también ha cedido un poco, aunque es probable que nunca desaparezca por completo”.

A algunas mujeres les han retirado el implante con éxito, pero todavía experimentan dolor. [Foto: Twitter/jackiedee68]

Una revisión realizada recientemente en Escocia concluyó que los implantes de malla vaginal no se deben usar de forma rutinaria para el prolapso de los órganos pélvicos. Sin embargo, la suspensión fue retirada en marzo por lo que ahora los siguen prescribiendo con regularidad en todo el Reino Unido.

En Estados Unidos, miles de mujeres han pasado por un problema similar. Iniciaron acciones legales contra los fabricantes de implantes, las cuales desembocaron en el pago de varios miles de millones de dólares.

El diputado laborista Owen Smith realizará el mes próximo un debate parlamentario sobre este asunto asumiendo la postura: “Creo que hay numerosos casos como para llegar a ‘suspender su uso’ hasta que exista una mayor claridad sobre la escala del problema al que nos estamos enfrentando”.

Un portavoz del NHS de Inglaterra ha respondido a la controversia afirmando: “Aunque muchas mujeres han utilizado con éxito los implantes de malla transvaginal, reconocemos que algunas mujeres han sufrido complicaciones o no han tenido buenos resultados”.

“Hemos escuchado atentamente las cuestiones que nos ha planteado un grupo de trabajo de mujeres afectadas, quienes han dado recomendaciones para mejorar la calidad de la atención y la información disponible. Estamos avanzando en la aplicación de estos cambios y estamos confeccionando un informe final en el que se exponen las medidas que se deben adoptar, el cual se publicará a finales de este año”.

Lauren Sharkey

Yahoo Style UK

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines