Los científicos acaban de descubrir jirafas enanas

J Toledo y José de Toledo
·3 min de lectura
Imagen de 2018 de Nigel, el nombre que le han otorgado a la jirafa enana de Namibia. Crédito: Emma Wells / GCF
Imagen de 2018 de Nigel, el nombre que le han otorgado a la jirafa enana de Namibia. Crédito: Emma Wells / GCF

Biólogos trabajando para la Fundación para la Conservación de las Jirafas – Giraffe Conservation Foundation es su nombre original – han hecho un descubrimiento muy curioso: han encontrado jirafas enanas. Es la primera vez que individuos así se detectan.

¿A qué nos referimos cuando decimos “enanas”? Ninguno de los dos individuos superaba los tres metros, mientras que la altura normal para una jirafa está por encima de los cuatro metros de altura, aún más si se trata de machos

Pero, ¿qué tienen de especial estas jirafas? No es sólo que sean enanas. O mejor dicho, lo interesante es que sean enanas… pero hayan sobrevivido hasta la edad en la que lo han hecho. Porque, tal y como se explica en un artículo reciente, ambas jirafas sufren algún tipo de defecto de crecimiento, en sus huesos o cartílagos, y por eso son enanas.

Es cierto que sólo se han encontrado dos. Y que ni siquiera viven en el mismo entorno. Uno de los individuos, un adulto en plena edad reproductiva y que medía algo más de 2,7 metros, fue localizado en Namibia. El segundo ejemplar enano, aún de menor altura no llegando a los 2,6 metros, habita en Uganda.

Pero es que, en la naturaleza, en entornos “salvajes”, individuos de cualquier especie con este tipo de síndromes no suelen sobrevivir. Volviendo al caso de las jirafas: la altura de las jirafas determina la longitud de sus piernas y de su cuello. Y las dos son características que determinan su supervivencia.

Con patas más cortas, las jirafas corren más despacio lo que las deja vulnerables frente a los depredadores. Y la altura del cuello de las jirafas, bien lo sabemos porque es el ejemplo de libro de texto sobre evolución, es como es para que las jirafas se puedan alimentar. Si tienen el cuello más corto, evidentemente se alimentarán peor.

Y aún así, las dos jirafas enanas han llegado a edad adulta. Bueno, una a edad adulta, la de Namibia. La jirafa enana de Uganda, la última vez que pudo ser detectada por los investigadores, era un sub-adulto: un individuo independiente, pero que aún no había alcanzado la madurez reproductiva que determina la entrada en la edad adulta.

Por eso son casos sorprendentes. Porque, aunque no deberían existir, la selección natural debería haber acabado con ellas antes de que llegasen si acaso a la etapa juvenil, las dos jirafas enanas sobreviven – o sobrevivieron, ya que una de ellas no ha podido ser encontrada en los últimos meses, y la de Namibia está desaparecida desde junio de 2020.

Antes de acabar, un pequeño recordatorio: las jirafas, estos animales que suelen despertar la simpatía de la gente, están seriamente amenazadas. Han perdido entre un 36-40% de su población en las últimas décadas, y se consideran especies en peligro de extinción. Y aún así, siguen dando sorpresas.

Vídeo | No se lo piensa dos veces y salta a un lago helado para salvar a un perro que se estaba ahogando

Más historias que te pueden interesar: