Hablamos con el científico que ha desmontado a los negacionistas de la nieve

Javier Peláez
·4 min de lectura
Desmontamos el bulo de que la nieve es plástico usando la física más sencilla del colegio...
Desmontamos el bulo de que la nieve es plástico usando la física más sencilla del colegio...

El temporal Filomena ha traído bajas temperaturas y una impresionante cantidad de nieve a gran parte de la península, dejando además multitud de problemas de comunicación y logística. Pero también ha brindado estampas insólitas, buen humor, bromas, muchas actitudes irresponsables, por no mencionar algunos momentos y ocurrencias que rápidamente se han convertido en virales. Entre esos memes que recorren velozmente las redes sociales hay uno que suena tan ridículo que llama la atención enseguida: lo que ha caído estos días no es nieve… es plástico.

Afortunadamente, las redes también están repletas de divulgadores y científicos atentos a este tipo de bulos y fakes news para desmontar, con pensamiento crítico y ciencia, hasta las ideas más absurdas. Es el caso de Alvaro Bayón, un biólogo e investigador que actualmente está preparando su Tesis doctoral y que, utilizando argumentos científicos, ha desmontado la disparatada teoría de que la nieve es plástico en un hilo que ya supera los mil seiscientos retuits.

La gran mayoría de teorías conspiranoicas y negacionistas en realidad son solo incultura científica, cuando ignoras cómo funciona el mundo, cuando desconoces las leyes físicas más básicas, todo parece extraño y confuso, y es entonces cuando surgen las creencias más estrafalarias y equivocadas. “En el video de esa señora aparecen tan solo dos elementos, la nieve y un mechero de gasolina. Solo recordando unos pocos conceptos físicos y químicos muy simples, podemos aclarar de manera sencilla lo que ocurre”, nos explica Bayón.

¿Por qué se pone negra?

Empecemos por el mechero. “Lo he visto con mecheros, pero también hay gente que lo está haciendo con cerillas, con madera, con leña, con quemadores... el resultado siempre es el mismo: la nieve se pone negra, la primera reacción (y el error más común) es pensar que la culpa es de la nieve… olvidando el otro elemento, el mechero”, comenta el biólogo. Las manchas negras provienen de la combustión y son hollín. “Al usar un mechero estamos quemando un combustible (butano o gasolina), que contiene una gran cantidad de impurezas que, al quemarse, forman hollín. No tiene nada que ver con la nieve, ocurriría también en otros objetos o superficies”.

El divulgador nos pone un ejemplo muy fácil: “les invitaría a que quemaran el cristal de una ventana. Para entenderlo rápidamente, les diría que limpiasen ese cristal lo mejor que pudieran, que lo limpiaran a conciencia para verificar que no hay nada en el cristal… y luego que quemaran con el mismo mechero. Comprobarían que también se pone negro, e incluso podrían pasar un paño por el cristal y entenderían que esos restos negros son resultado de la combustión, no de la nieve”.

¿Por qué huele raro?

De nuevo olvidamos que en este video hay dos elementos: el mechero y la nieve. Nuestra mente se va directamente a la nieve para culparla de todo, cuando en realidad los protagonistas son el mechero y el combustible que se quema. “La nieve no huele, el butano tampoco… pero es fácil olvidar que mezclado con sustancias que sí huelen. El olor viene de esas impurezas que se están quemando”.

¿Por qué no se derrite la nieve?

Este aspecto sí que revela, como mínimo, un olvido de las más leyes físicas más básicas. En el video vemos claramente como, antes de quemar la nieve, la mujer apelmaza y aprieta con fuerza hasta formar una bola compacta. “El agua, incluso congelada, tiene un alto calor específico. Si la bola de nieve está apelmazada estamos eliminando el aire que hay entre los copos de nieve y conseguimos que el hielo se concentre aún más”, explica Álvaro Bayón. “Al aplicar la llama, la mayor parte del calor que recibe se disipará por el resto de la masa de hielo, dificultando que se derrita”.

Pero además, olvidamos los tres estados básicos del agua: sólida, líquida y gaseosa. La mujer espera ver “agua caer derretida”, pero olvida que el agua, además de sólida o líquida, también puede estar en estado gaseoso. “Se olvida de que al aplicar la llama del mechero en una zona muy localizada, lo que realmente está haciendo es pasar de una temperatura muy baja a una muy alta… y entonces ocurre un proceso que todos deberíamos recordar de nuestras clases en el colegio: la sublimación. El hielo pasa de estado sólido rápidamente a estado gaseoso, por eso no ve agua derretida”.

El conjunto de toda esta incultura científica se traduce en una idea absurda: la nieve está hecha de plástico. Aún así, todo se podría haber solucionado rápidamente si, en lugar de utilizar un mechero, la señora hubiera cogido un buen puñado de nieve, lo hubiera puesto en una cazuela, y hubiera calentado esa olla en la vitrocerámica… entonces comprobaría que se derrite como ella estaba esperando.

Otros artículos interesantes sobre conspiraciones absurdas en Yahoo:

Gracias al biólogo y divulgador Álvaro Bayón, @VaryIngweion, por atendernos para este artículo.