Científicos alertan sobre el creciente peligro de los residuos espaciales

Un cohete Epsilon de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA) despega del Centro Espacial Uchinoura, en Kimotsuki, el 20 de diciembre de 2016

Un grupo de científicos alertó este martes sobre el creciente peligro que suponen los residuos espaciales acumulados durante seis décadas de exploración, tanto para los satélites como para las misiones tripuladas.

En menos de un cuarto de siglo, el número de desechos suficientemente grandes como para destruir una nave espacial se ha largamente duplicado, según los participantes en una conferencia de la Agencia Espacial Europea (ESA) en Darmstadt, Alemania.

"Estamos muy preocupados", declaró Rolf Densing, director de las operaciones de la ESA, que aboga por una verdadera toma de conciencia ante un problema que sólo puede resolverse a escala mundial.

El riesgo de colisión con residuos es estadísticamente bajo, pero ha aumentado con la sucesión de misiones espaciales desde que la Unión Soviética lanzó en 1957 el Sputnik 1, el primer satélite artificial.

Los trozos de cohetes, los satélites fuera de servicio, las herramientas perdidas por los astronautas... Todos esos objetos no paran de multiplicarse bajo el efecto de las dispersiones y colisiones en cadena.

Esos objetos pueden alcanzar a los 28.000 km por hora, una velocidad con la que incluso un pequeño residuo puede causar enormes daños.

En 1993, unos radares terrestres localizaron 8.000 objetos que medían más de 10 centímetros. "Hoy en día, tenemos unos 5.000 objetos de más de un metro en el espacio, 20.000 objetos de más de 10 cm... y 75.000 "balas voladoras de cerca de un cm", detalló Holger Krag, responsable de la oficina de residuos espaciales de la ESA.

Solamente en el caso de sus 10 satélites situados en órbita baja, la ESA afirma recibir una "alerta por colisión" cada semana. Y los satélites deben efectuar maniobras para evitarlos entre una y dos veces al año.

El astronauta francés Thomas Pesquet explicó en un video que la Estación Espacial Internacional (ISS), en la que se encuentra actualmente, podía resistir un impacto con objetos de hasta un centímetro de diámetro.

"La estación debe realizar a menudo maniobras para evitar los residuos, pero necesita 24 horas para reaccionar", explicó el astronauta francés desde la ISS. Si la tripulación no tiene tiempo para actuar, tiene que "ir a su refugio, la nave espacial Soyuz, para poder abandonar la estación en caso de colisión", explicó. "Eso ocurrió cuatro veces en la historia de la ISS", apostilló.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines