Un científico que asesoró en el confinamiento británico renuncia luego de unos encuentros furtivos

Un destacado científico que asesoró a autoridades británicas sobre las medidas de confinamiento contra el nuevo coronavirus anunció que renunció a un panel clave del gobierno después de admitir que rompió las reglas del país sobre distanciamiento social.

El profesor Neil Ferguson, epidemiólogo del equipo asesor que ayuda al gobierno a coordinar su respuesta ante la pandemia, renunció tras informes de prensa de que había permitido que una mujer lo visitara en su casa.

"Acepto que cometí un error de juicio y tomé el curso de acción equivocado", dijo.

"Lamento profundamente cualquier debilitamiento de los mensajes claros en torno a la continua necesidad de distanciamiento social para controlar esta devastadora epidemia", añadió.

Ferguson apuntó que había "dado un al costado" de su papel en el Grupo Científico Asesor para Emergencias. Un portavoz del gobierno confirmó su renuncia.

El Reino Unido, el segundo país más afectado del mundo después de Estados Unidos y con más de 32.000 muertes por coronavirus, impuso estrictas órdenes de quedarse en casa a fines de marzo.

El gobierno fortaleció su respuesta a la crisis después que la investigación realizada por Ferguson y sus colegas en el Imperial College de Londres advirtió que las infecciones y muertes por COVID-19 se dispararían sin una acción drástica.

La renuncia de Ferguson se produjo después de que el periódico Daily Telegraph informara que una mujer, supuestamente su "amante", llegó a su casa en Londres en dos ocasiones durante el confinamiento.

"Actué con la creencia de que era inmune; había dado positivo por coronavirus y me aislé por completo durante casi dos semanas después de desarrollar síntomas", dijo el profesor.

Ferguson añadió que "la orientación del gobierno es inequívoca y está ahí para protegernos a todos".

El primer ministro Boris Johnson, quien ya retomó las actividades luego de ser hospitalizado por la enfermedad, ordenó el cierre inicial de tres semanas el 23 de marzo.

Según las medidas, las tiendas y servicios "no esenciales" se cerraron mientras que a los residentes se les dijo que no salieran excepto para hacer ejercicio y comprar artículos esenciales.

La policía recibió poderes para multar a quienes no respetan las reglas. El bloqueo se extendió por otras tres semanas a mediados de abril, pero se espera que Johnson presente en los próximos días su plan para levantar las estrictas reglas, según informes de prensa.