Cien años de la mal llamada ‘gripe española’, la devastadora pandemia que mató a millones de personas

Alfred López

A inicios de 1918, cuando un gran número de países se encontraban en medio de la Primera Guerra Mundial, una devastadora pandemia de gripe hizo aparición en prácticamente todo el planeta (la Antártida fue el único lugar donde no afectó) y en la que en poco más de un año y medio acabó con la vida de más de 50 millones de personas y afectó a una quinta parte de la población mundial (alrededor de 500 millones).

Cien años de la mal llamada ‘gripe española’, la devastadora pandemia que mató a millones de personas (imagen vía Wikimedia commons)
Cien años de la mal llamada ‘gripe española’, la devastadora pandemia que mató a millones de personas (imagen vía Wikimedia commons)

Estas cifras convirtieron a la mal llamada gripe española en la peor y más mortal epidemia de toda la Historia, superando de largo incluso los muertos que causó la IGM o las terribles plagas de peste que tuvieron lugar durante la Edad Media.

[Te puede interesar leer: Cuando la peste asoló el emergente Reino de Sevilla]

Y es precisamente al hecho de que apareciera la pandemia en pleno conflicto bélico lo que originó que se le diera a la epidemia una denominación que no le correspondía: española (‘Spanish flu’), debido a que la misma no se originó en España (ni este fue uno de los países más afectados) pero sí el único que en tiempos de guerra y debido a su posición de neutralidad se atrevió a informar a la población (a través de la prensa) de que una gripe estaba afectando a muchos ciudadanos.

El hecho de hacer pública la epidemia de gripe valió para que desde el extranjero se señalase a España como la causante de la pandemia. Pero en realidad, lo que se estaba realizando desde la mayoría de países (que también estaban afectados) era ocultar todo tipo de información referente a la misma con el fin de no causar la alarma en la población y, sobre todo, no minar la moral de sus soldados.

También sabían que si informaban del alcance de la pandemia estarían dando posibles ánimos a sus enemigos. Así cuanto menos supieran sobre cómo estaba afectando sería más beneficioso para cada país. Lo que no sabían es que esa fue una táctica utilizada por todas las naciones beligerantes y el único país que se atrevió a informar públicamente fue España.

La prensa española fue la primera en informar sobre la pandemia, motivo por el que desde el extranjero bautizaran la epidemia con el nombre de ‘Spanish flu’ -Gripe Española- (imagen vía Wikimedia commons)
La prensa española fue la primera en informar sobre la pandemia, motivo por el que desde el extranjero bautizaran la epidemia con el nombre de ‘Spanish flu’ -Gripe Española- (imagen vía Wikimedia commons)

[Te puede interesar leer: La pandemia de cólera de 1854 que entró en España a través de Galicia]

Por tal motivo quedó ese ‘sambenito’ de por vida y a pesar de que ha pasado un siglo desde entonces todos los medios seguimos hablando de esa epidemia de gripe como la ‘española’, cuando lo correcto (y lo que se aconseja desde los estamentos) es que su denominación debería ser ‘la gran epidemia de gripe de 1918’, sin ponerle la coletilla de la localización.

Han transcurrido cien años desde que apareciera esa pandemia de gripe y todavía hoy en día son muchísimas las incógnitas que siguen sin resolverse. Una de ellas es el lugar real donde se originó y aunque muchos son los expertos que apuntan que fue en Asia (solo en China fallecieron alrededor de 30 millones de personas) no hay una constancia sólida para asegurarlo. Otros señalan que fue en Europa e incluso quien asegura que podría haber sido en el Estado de Kansas, en pleno centro de los Estados Unidos y más concretamente en el campamento militar de Fort Riley (se dice que el primer caso que se registró fue el 4 de marzo de 1918, pero debido al mutismo que hubo alrededor de la pandemia no hay certeza de que fuese el primero en todo el planeta).

Otras de las incógnitas es poder saber el número real de fallecidos, ya que se sabe que fue muy superior a los 50 millones (solo el primer medio año murieron 25 millones de personas y a lo largo del siguiente año mucho más del doble).

Cartel del departamento de salud pública estadounidense advirtiendo de la peligrosidad de la gripe que provenía de España y comparándola con los gases venenosos (imagen vía Wikimedia commons)
Cartel del departamento de salud pública estadounidense advirtiendo de la peligrosidad de la gripe que provenía de España y comparándola con los gases venenosos (imagen vía Wikimedia commons)

[Te puede interesar leer: La falsa epidemia de tifus, durante la Segunda Guerra Mindial, que salvó la vida de miles de polacos]

El hecho de que coincidiese en el tiempo con la IGM desvirtuó mucho las cifras, debido a que no se sabía a ciencia cierta si las bajas en un ejército habían sido consecuencia directa del conflicto militar o de la pandemia de gripe.

Una de las peculiaridades de esta epidemia es que afectó a todo tipo de personas, dando lo mismo la edad y su estado de salud. Normalmente ese tipo de gripes solía afectar mayoritariamente a los más ancianos y niños, pero en ese caso no hubo distinción de edad y muchos fueron los hombres y mujeres jóvenes a los que afectó.

Fuentes de consultas e imágenes: elpais / archives.gov / bbc / historiasdelahistoria / Wikimedia commons