La lección sublime de Tomás Roncero en 'El chiringuito' contra el ego madridista de la que no se habla

Borja González
·2 min de lectura
Tomás Roncero en 'El chiringuito de jugones' hablando tras el fracaso del Real Madrid en la Supercopa. (Fuente: Twitter/@elchiringuitotv)
Tomás Roncero en 'El chiringuito de jugones' hablando tras el fracaso del Real Madrid en la Supercopa. (Fuente: Twitter/@elchiringuitotv)

De la derrota del Real Madrid en las semifinales de la Supercopa frente al Athletic se ha hablado mucho y de diferentes maneras, pero ninguna tan acertada como la de Tomás Roncero en ‘El chiringuito de jugones’ y a la que no se ha dado la trascendencia que merece.

Las críticas se lanzaron en varias direcciones. Por ejemplo, en las redes el gran porcentaje de ataques fueron dirigidos a Zinedine Zidane por sus decisiones, especialmente en los cambios. Roncero estalló contra Eden Hazard antes de dar una clase magistral de madridismo contra aquellos madridistas que ponen el ego por encima de la derrota y restan importancia a la Supercopa.

El periodista dejó claro que este título sí es importante y se mostró molesto por no haber llegado a la final para vivir un Clásico contra el Barcelona del que poder salir vencedores. Explicó que el año pasado, gracias a la Supercopa, el Real Madrid cogió el impulso necesario para mejorar y acabar siendo campeones de Liga.

En cambio, como bien dice, “el Barcelona perdió la Supercopa y echó a Valverde”, por lo que “para no ser importante este torneo, pasan cosas”.

Y ya se metió en materia con el ego madridista, primeramente encarnado en la sonrisa de Zidane al acabar el partido hablando con Marcelino, como si no hubiera pasado nada, dando poca relevancia a la derrota en el camino hacia un título: “si estás en el Real Madrid felicitas con educación, pero con una cara de ‘palo’ y una mala leche que te cagas. ¿Cómo puedes estar sonriendo después de perder un título?”.

Continuó elevando el tono: “Sonriendo como si no hubiera pasado nada. ¿Cómo que no pasa? Yo soy de los giles que querían ganar los cuatro títulos”.

Y culminó: “Da la sensación de que no era trascendente perder. Ya sé que no es la Champions. El gran día de luto para un madridista es cuando caes en la Champions, pero ¿el resto de días no hay que ir a misa? ¿La Supercopa nos da igual? A mí no me da igual. Quería jugar contra el Barça el domingo y ganar el Clásico”.

Una lección de madridismo de Tomás Roncero, dejando el ego a un lado y admitiendo que ser blanco conlleva aceptar que cualquier título es muy importante y hay que luchar por conseguirlo. Y si se pierde, tiene que doler.

Más historias que te pueden interesar: