Los chipriotas renuevan su Parlamento en medio de la pandemia y la indiferencia

·3 min de lectura

Nicosia, 29 may (EFE).- Más de medio millón de chipriotas están llamados este domingo a las urnas para elegir el duodécimo parlamento de Chipre, en medio de la pandemia del coronavirus y de una elevada indiferencia frente a unos comicios que poco pueden cambiar la vida cotidiana en un país con sistema presidencialista.

Los 557.589 ciudadanos empadronados tendrán la posibilidad de elegir entre los 658 aspirantes integrados en las listas de 15 formaciones políticas y siete independientes que miran a obtener uno de 56 asientos en el hemiciclo.

Con un sistema en el que el presidente es elegido de forma directa y es a la vez jefe de Estado y de Gobierno, la constelación de partidos en el Legislativo no puede modificar la composición del Ejecutivo.

INDIFERENCIA DE LOS ELECTORES

Los últimos sondeos revelan que los comicios apenas han despertado interés entre los votantes, y algo más de la mitad (52 %) reconoce que las elecciones no le interesan apenas o en absoluto.

Asimismo, según las encuestas, la abstención podría alcanzar el 37 %, mientras que los indecisos se calculan en torno al 16 %.

Los temas principales de la confrontación política se centraron en la corrupción, en nuevos esfuerzos fallidos para reabrir el diálogo de paz entre las comunidades greco y turcochipriota, y en el coronavirus.

La covid limitó las posibilidades de celebrar una campaña electoral en toda la regla y los aspirantes recurrieron principalmente a las redes sociales y la televisión para presentar sus posturas.

UN HEMICICLO DE 80 ASIENTOS

La Cámara tiene 80 escaños, 56 reservados para diputados elegidos por la comunidad grecochipriota y 24 para los turcochipriotas, según la proporción 70/30 especificada en la Constitución de 1960.

Los 24 asientos reservados a los representantes turcochipriotas permanecen vacíos desde 1963 cuando se intensificó la violencia interétnica y esa comunidad decidió abandonar el Parlamento y los demás puestos en el Gobierno.

El pasado 27 de abril el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, convocó en Ginebra los líderes de ambas comunidades, así como los ministros exteriores de Grecia, Gran Bretaña y Turquía (países garantes de Chipre), en un nuevo intento de desbloquear la complicada división de Chipre, que persiste desde la invasión turca de 1974.

La conferencia se quedó en un punto muerto sobre todo por la insistencia de líder turcochipriota, Ersin Tatar, y de Turquía, de crear dos estados en Chipre, mientras la parte grecochipriota insiste con la línea de las resoluciones de la ONU para una solución federal bizonal y bicomunal.

Los analistas políticos locales cuentan con que, transcurrida esta cita electoral, Guterres volverá a intentar sentar a las partes a una mesa.

PARTIDOS MAYORES BAJAN EN PREFERENCIAS

Las encuestas apuntan a un resultado ajustado entre el partido conservador DISY, cuyo liderazgo cedió el presidente, Nikos Anastasiadis, al asumir la jefatura de Estado y Gobierno en 2013, y el principal partido de la oposición, AKEL, que aunque lleva el calificativo comunista en el nombre es de corte socialdemócrata.

DISY lidera con el 26 %, casi cinco puntos por debajo del resultado alcanzado en 2016, seguido por AKEL, con el 24 %.

El tercer lugar lo mantendría el centrista DIKO, con un 12 %, mientras que se espera un alza de pequeños partidos como los ecologistas que lograrían un 7 % frente al 4,8 % de 2016, y el ultraderechista ELAM, con un 7 % frente al 3,7 % en los últimos comicios.

La isla de Chipre ubicada en el extremo oriente del Mar Mediterráneo está dividida desde el año 1974 tras la invasión turca en su parte septentrional.

Desde entonces, las dos comunidades viven separadas, los turcoschipriotas en la llamada República Turca del Norte de Chipre (RTNC) y los gregochipriotas en la República de Chipre (sur).

(c) Agencia EFE