La hija desconocida de Ricardo Darín

·4 min de lectura

Ricardo Darín es uno de los actores argentinos más queridos en nuestro país y su hijo ha conseguido también hacerse un hueco en la industria de la interpretación española e internacional en los últimos años. Se habla mucho de Chino Darín, el mayor de los vástagos del protagonista de Relatos Salvajes y su mujer Florencia Bass, además de por sus trabajos como intérprete, porque sale desde hace varios años con la actriz española Úrsula Corberó, que ya es una más en la familia de su chico. Pero poco (o nada) sabemos de Clara, la hija menor de Ricardo Darín que también es toda una artista.

Ricardo Darín con su mujer, Florencia Bass, y su hija menor Clara Darín. (Photo by Carlos Alvarez/Getty Images)
Ricardo Darín con su mujer, Florencia Bass, y su hija menor Clara Darín. (Photo by Carlos Alvarez/Getty Images)

La menor de los dos vástagos de Darín y Bass tiene 28 años y en contadas ocasiones la hemos visto en algún evento público salvo para acompañar a su padre a la premier de alguno de sus trabajos cinematográficos. Pese a la grandísima fama internacional de su progenitor y en los últimos años también de su hermano mayor, de 33 años, la joven prefiere mantener un perfil bajo y trata de abrirse camino en la industria de la moda y el diseño desde hace años sin utilizar ni la fama ni el apellido de su conocida familia.

De la música a la moda

Aunque Clara Darín no ha elegido la interpretación como su padre y su hermano, ya que se confiesa demasiado tímida para subirse a un escenario o ponerse delante de una cámara a actuar, sí que ha heredado del gen Darín su pasión por el mundo del arte. Su primera pasión fue la música y en 2015 debutó como cantante en un acto en Buenos Aires donde se lanzó a cantar con un guitarrista varios temas, como Valery de Amy Winehouse o Underneath it all, de No Doubt). Quiso prepararse antes de empezar una carrera como cantante y se formó en canto con Susana Rossi y con Dolores Santa Coloma, dos grandes maestras musicales argentinas.

Pero aunque la música sigue estando presente su vida y sueña con poder organizar en algún momento un gran festival en su país, Clara cambió de sector hace cinco años y decidió probar suerte en el mundo de la moda como diseñadora. Lo que empezó como un hobby, terminó haciéndose realidad. Ya en el instituto, junto a su mejor amiga desde que eran niñas, empezaron a customizar prendas de ropa en el salón de su casa. Y tras acabar el colegio se formó como maquilladora profesional y se tomó un año sabático para decidir bien qué quería hacer.

Se le pasó por la cabeza estudiar Diseño de Moda, pero finalmente se apuntó a la universidad para estudiar Bellas Artes, ya que englobaba más disciplinas artísticas. Pero fue años más tarde cuando empezó a tomarse enserio la moda y hace cinco años fundó la firma de ropa Sarasa y vendía a través de una web y en un pequeño showroom en Buenos Aires.

En 2016 abrió una tienda en 2016 de su nueva línea CxClara en Palermo Soho, una de las zonas más comerciales de Buenos Aires llena de tiendas de jóvenes diseñadores y locales de moda. Sus padres siempre la han apoyado en todas sus aventuras empresariales y en esa ocasión también estuvieron presentes para celebrar con ella la inauguración del negocio que tanto esfuerzo le había supuesto.

Adora a su padre

“No conozco persona más cariñosa y amorosa. No conozco persona más cálida y sensible. No conozco mejor persona. Y todos los que te conocen, te conocen igual que yo”, escribía sobre su padre en Instagram la joven. En 2018 se lanzó a un nuevo proyecto y abrió con dos amigas Yey House, una empresa multimarca que reúne a más de 30 firmas de jóvenes diseñadores argentinos.

Inquieta y luchadora, Clara Darín también sufrió en su empresa los estragos de la pandemia como millones de negocios en todo el mundo. Tras esa mala época, la joven lanzó una nueva marca, Teta Stuff, en la que ahora diseña objetos de diseño para la decoración del hogar, accesorios como pendientes o colgantes y bolsas de tela y que cuenta con un espacio en Buenos Aires además de una web de venta online.

Encantada con su cuñada española

Además de esto, Clara es una apasionada de la fotografía y en otro de sus perfiles de Instagram le gusta subir fotografías hechas por ella a sus amigos más cercanos. Tiene una relación muy cercana con su hermano, Chino Darín, pese a que él ahora viaja más y pasa menos tiempo en Argentina.

Otra de sus aficiones es el esquí, un deporte que comparte con toda su familia y también con su cuñada Úrsula Corberó, con la que se lleva estupendamente. Todos juntos suelen pasar unos días de vacaciones en la nieve en Bariloche, en el sur de Argentina. Cuando llega el buen tiempo, las playas de Punta del Este (Uruguay), son su lugar favorito para veranear. También le gusta montar a caballo y con su madre tenían un caballo al que llamaro Gordo.

Más historias que te pueden interesar:

VIDEO: Anita, la hija más desconocida de Kiko Matamoros esconde 700 mil seguidores en Instagram