China revive la pesadilla de los confinamientos | Frustración y tensión en iPhone City

En el resto del mundo, las imágenes de barrios cerrados, trajes integrales y test masivos parecen de otra época. Pero en China, millones de personas vuelven a revivir la pesadilla de los confinamientos por COVID.

Con un récord de más de 31 400 casos de coronavirus registrados este jueves, el Gobierno chino ha ordenado cierres en ciudades como Chongqing, Cantón o Pekín. Los internautas chinos expresan su frustración, sobre todo al ver por televisión que en el mundial de Catar los estadios están llenos y nadie lleva la mascarilla.

Nervios a flor de piel en iPhone City

El confinamiento también se ha impuesto en la gran ciudad industrial de Zhengzhou, con sus 6,6 millones de habitantes y, sobre todo, con su enorme fábrica de iPhone, la más grande del mundo, que cuenta con 200 000 empleados.

Una fábrica en la que, como se pudo ver en vídeos filtrados en los últimos días, una protesta de trabajadores fue reprimida con gran violencia.

Los trabajadores se quejan de las condiciones de vida y denuncian que no les están pagando las primas que les prometieron para que mantuvieran la producción de teléfonos iPhone.

El grupo taiwanés Foxconn, dueño del complejo, trata de calmar los ánimos y asegura ahora que si no se pagaron los salarios pactados fue por un "error técnico".