China responde con represalias a las sanciones de EEUU y Canadá por los uigures

·3 min de lectura

China anunció sanciones contra Estados Unidos y Canadá en represalia a las que estos países le impusieron a principios de semana por el trato a la minoría uigur, lo que según Washington, intensificará la "atención internacional" en este caso que opone a Pekín con los occidentales.

Dos miembros de la Comisión estadounidense sobre la Libertad Religiosa Internacional, Gayle Manchin y Tony Perkins, así como el diputado canadiense Michael Chong y una comisión parlamentaria canadiense para los derechos humanos tienen la prohibición de entrar en China continental, Hong Kong y Macao, informó el ministerio chino de Relaciones Exteriores.

"Las sanciones de China son un ataque contra la libertad de expresión, la transparencia y la democracia", dijo el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, en un tuit.

El jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, denunció por su parte estas sanciones "sin fundamento", asegurando que no harán más que reforzar "la atención internacional" sobre el "genocidio" en Xinjiang.

"Los intentos de Pekín de intimidar y acallar a los que defienden los derechos humanos y la libertades fundamentales no hacen más que contribuir a la atención internacional creciente sobre el genocidio y los crímenes contra la humanidad en curso en Xinjiang", declaró Blinken en un comunicado.

"Canadá se solidariza con sus parlamentarios contra estas medidas inaceptables y seguirá defendiendo los derechos de las personas con sus socios internacionales", agregó Trudeau.

"Debemos unirnos para recordar a los que violan los derechos humanos y los derechos democráticos que el mundo está vigilante", subrayó por su parte el jefe de la diplomacia canadiense, Marc Garneau, que también tildó de "inaceptables" las sanciones chinas.

- "Distinción honorífica" -

El diputado canadiense afectado, el conservador Michael Chong, consideró la sanción china contra él como una "distinción honorífica". "Tenemos el deber de pedir cuentas a China por su represión en Hong Kong y su genocidio de los uigures", subrayó.

En una entrevista grabada antes del anuncio de las nuevas sanciones chinas, el ministro Garneau había comparado a China con un "matón" de patio de colegio, agregando que este tipo de personas "solo cambian cuando les diriges mensajes muy claros".

Según el ministerio chino de Relaciones Exteriores, Estados Unidos y Canadá imponen sanciones "sobre la base de rumores y de desinformación".

Los responsables sancionados, a los que también les está prohibido hacer negocios con ciudadanos o instituciones chinas, "deben cesar toda manipulación política sobre asuntos relacionados con Xinjiang, dejar de inmiscuirse en asuntos internos de China", indicó el ministerio.

"Si no, se quemarán los dedos", advierte en un comunicado.

La Unión Europea, Reino Unido, Estados Unidos y Canadá impusieron el lunes sanciones coordinadas contra dirigentes pasados o presentes de la región de Xinjiang, sometido a desde hace años a una estrecha vigilancia policial, a lo que Pekín inmediatamente respondió con sanciones contra personalidades europeas y británicas.

"Somos solidarios con Canadá, Reino Unido, la UE y otros socios y aliados en el mundo pidiendo a la República Popular China que ponga fin a las violaciones de los derechos humanos y a los abusos contra los uigures, mayoritariamente musulmanes, y miembros de otros grupos étnicos y religiosos minoritarios en Xinjiang y liberen a las personas detenidas arbitrariamente", declaró Blinken.

Según estudios publicados por un instituto estadounidense y otro australiano, que Pekín refuta, al menos un millón de uigures han sido internados en "campos" en Xinjiang, noroeste de China, y algunos sometidos a "trabajo forzado", en particular en los campos de algodón. Washington tacha la represión de esta minoría musulmana de "genocidio".

burs/ob/ybl/af/lda